Con poesía y arte, reos de Acapulco buscan su “libertad”

Por Rosalba Ramírez

| 20:19 // 4 Noviembre, 2016

Concluye la quinta edición del programa Libertad Bajo Palabra 2016.

Acapulco, Guerrero.- “Me hace sentir que estoy soñando”, dice Fernando Macías, preso en el penal de Acapulco y que participó en el taller de poesía, impartido a través del programa Libertad Bajo Palabra 2016.

“Fantasmas oscuros bailan, relámpagos ardientes cantan, vientos húmedos y furiosos se desembocan sin descanso pero trato de dormir, cierro los ojos, pero esta tormenta no termina”, dice un fragmento del poema de Fernando, titulado noche de tormenta.

El poema describe su encierro, por un crimen que asegura no cometió.

Fernando tiene cuatro años de condena por homicidio imprudencial, y relató que lo inculparon porque haber presuntamente provocado un accidente en el que murieron seis personas.

“A mí me culparon, porque bueno, no sé si lo pueda comentar, pero el dueño de la línea de los autobuses era el gobernador y me recomendaron no pelear contra ellos. A mí se me echa la culpa de todo porque el chofer del autobús se dio a la fuga”.

Libertad Bajo Palabra 2016 cumple su quinta edición, y contribuye a la reinserción de hombres y mujeres que se encuentran cumpliendo un proceso penal.

Fernando expuso su experiencia en prisión para plasmarlo en sus poemas, a través del taller de literatura Poesía-Vida, que impartió Lauri García.

“Me causa mucho dolor por mi familia y las personas que fallecieron, y (el taller) me sirvió de desahogo; en cuanto llegó la maestra, me hizo ver el otro lado no tan cruel de aquí adentro, porque aquí estamos en lo peor, no tenemos respeto de nada, somos lo peor y lo más cruel que puede haber aquí y entonces llegó la maestra y nos inspiró”.

Mira esto:  En octubre se define al candidato del Frente Amplio: Zepeda

“En realidad no sabía nada de esto y sirvió que yo me desahogara y me inspiré en eso, en recordar a mi familia, es sentir que estoy soñando y que no me encuentro aquí”, dijo.

Juan Cristian Medina Lomas, otro preso, aseguró estar satisfecho con ese taller de literatura. Él cumple una condena de 55 años por homicidio.

“Soy una persona hiperactiva, para mí es muy difícil realmente estar encerrado, estoy quieto y me siento mal y entonces, a través de este taller de literatura, logré un control y dominio de mis pensamientos e imaginación que plasmó en historias, cuentos y cantos”, contó.

Fueron cuatro los talleres impartidos en un periodo de cuatro meses; los maestros fueron Silvia Salazar con el taller de Títeres a Escena; Héctor Massiel con el taller Reciclarte; en literatura estuvo impartido por Lauri García y canto por Sergio Ferrer.

Durante la clausura, se mostraron las obras de arte que realizaron los reclusos, entre ellos, el trabajo de dos múrales y una galería de arte objeto, presentaciones de canto, títeres y la lectura de poesía.

 

Síguenos
Facebook-Ico_50x50Twitter-Ico_50x50

Trendy

Guerrero

Bajo Palabra | Noticias de Guerrero