Delincuentes de fuera provocan el caos en Guerrero: obispo

El obispo Salvador Rangel
Por Alejandro Ortiz

| 17:39 // 28 Mayo, 2017

No hay diálogo con ellos, asegura Rangel Mendoza; intentaron cobrar cuota en rectoría de Chilapa

Chilpancingo, Guerrero.- Grupos fuera de Guerrero de la delincuencia organizada han sido quienes propician el actual clima de violencia en la entidad y son con los cuales “no tenemos diálogo”, reconoció el obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza.

En conferencia de prensa, tras la misa por la Jornada de Comunicaciones, el líder eclesiástico reconoció un alejamiento entre él y las autoridades de Guerrero, por las declaraciones que hizo respecto a reconocer que tenía diálogo con grupos delictivos en la entidad.

De acuerdo con Salvador Rangel, la molestia de los diversos poderes en Guerrero es que la Iglesia sí tiene canales de diálogo para con los grupos, o al menos la mayoría de ellos, ya que reiteró que actualmente hay grupos que vienen fuera de la entidad que son los principales causantes de la ola de inseguridad.

“Yo puedo decir que los problemas que han pasado en Petaquillas, Tierra Colorada, tengo la confianza de hablar con esos personajes y pedirles que se calmen”.

“Hace seis meses hubo problemas, logré hablar con ellos y se acabó el conflicto en Tierra Colorada. Igual, la semana pasada intervine. En resumen: hay canales de diálogo”.

También defendió que dichos diálogos con grupos armados en Guerrero, han logrado en los últimos meses la liberación de tres sacerdotes acosados por bandas de la delincuencia organizada, de Tixtla hasta Tlapa, aunque no detalló los lugares ni las fechas.

Agregó que continúa, sin éxito, buscando a líderes de grupos delictivos en Iguala, y las Regiones Norte y Tierra Caliente en donde precisamente ha encontrado el problema de grupos de fuera.

Mira esto:  Exposición en París retrata 'Maya-manía' de la década de los años 20

“Lamentablemente se nos han colado grupos de la Ciudad de México, Puebla y Michoacán. Por ejemplo en una comunidad del municipio de Tetipac tuvimos un problema que probablemente nadie notó”.

“Un grupo de fuera mató a los hijos de un jefe criminal, cerraron escuelas, se suspendió el transporte, yo pedí apoyo de instituciones de seguridad y cuando llegaron los policías fueron desarmados y tuvieron que regresar”.

Sobre este tema, afirmó que han sido precisamente los sacerdotes quienes han comenzado a recuperar la calma a través del diálogo con los grupos.

Reiteró que la intención de mantener estos canales de diálogo con grupos, es la de proteger a la comunidad católica en Guerrero, y reiteró que es precisamente ese diálogo el motivo de enojo del Gobierno.

Entre otros temas, habló sobre el atentado contra los siete comunicadores en Acapetlahuaya el pasado 13 de mayo, y afirmó que en ese mismo punto le fue quitada su camioneta hace varios meses al obispo de Ciudad Altamirano, y consideró que no se trató de un ataque directo por la labor periodística.

“Eso te demuestra que ni los obispos se salvan. Fortuitamente iban pasando por allí y les tocó”.

Reveló que incluso al ex rector de la catedral en Chilapa un grupo delictivo pedía “cobro de piso”, lo cual lograron erradicar a través del diálogo, aunque recientemente otro grupo pretende realizar la misma acción.

Síguenos
Facebook-Ico_50x50Twitter-Ico_50x50

Trendy

Guerrero

Bajo Palabra | Noticias de Guerrero