Obrador será presidente por idioteces de Trump y Peña

Fortalecen a Obrador idioteces de Trump y Peña
Por Redacción

| 00:21 // 20 Marzo, 2017

Como reacción a la derecha más nacionalista en Estados Unidos, crece la izquierda más nacionalista de México.

México.- Esta semana, Donald Trump anunció que necesita 4.500 millones de euros para financiar la ampliación del muro de separación en la frontera con México contra la inmigración ilegal.

Un día antes, el líder político de la izquierda nacionalista mexicana, Andrés Manuel López Obrador aseguró que “la campaña de odio de Donald Trump es neofascista”. Estaba en Washington presentando una denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para contener la persecución de inmigrantes de la Casa Blanca.

AMLO (por las iniciales de Obrador), o AMLOVE como le llaman algunos, es más fuerte desde que Trump fue elegido presidente y se ha erguido como líder de la resistencia contra su política de odio hacia los mexicanos. Como reacción a la derecha más nacionalista en Estados Unidos, crece la izquierda más nacionalista de México.

Los sondeos le sitúan al frente de una carrera electoral que culminará en 2018, y a las que Obrador se presentará, con un 33% de intención de voto, por delante de la candidata de PAN, Margarita Zavala. Si ganara, sería el primer presidente de izquierdas en la historia del país en su tercer intento.

Para el politólogo John Mill Ackerman, la clave del ascenso de Obrador no es la acritud de Trump con México, sino “el enorme descrédito de Enrique Peña Nieto y la clase política mexicana”.

“La política de Trump podría haber fortalecido a Peña Nieto si éste hubiera tenido una posición con cierta dignidad”, abunda Ackerman, doctor en derecho por la UNAM,  que resalta las recepciones de Peña Nieto a Trump antes de que éste saliera victorioso en las elecciones y su tibia respuesta a los anuncios de construcción del muro.

wAAACwAAAAAAQABAEACAkQBADs= - Obrador será presidente por idioteces de Trump y Peña

No expropiaremos

Tan determinada es la campaña de Obrador contra la política de Trump como conciliador su discurso político, especialmente en términos económicos. Sucedió con el izquierdista brasileño Lula cuando se impuso en su cuarto intento en las elecciones de 2002 bajo el simpático apelativo “Lula paz y amor”, o con la evolución en España de Podemos al pasar de la indignación a la “sonrisa” cuando empezó a vislumbrar la posibilidad de ganar las elecciones.

Mira esto:  Confirma vocero 7 muertos por enfrentamiento en Guerrero

Obrador también ha optado por la vía de acercarse a las elites sin abandonar su discurso social que prioriza a los pobres y abandonar el discurso beligerante que tuvo en sus inicios. En ese sentido, el mexicano defendió que México debe convertirse en una “república amorosa” que cambie “los balazos por abrazos”.

Para muestra, su contundente respuesta a la reciente entrevista con la agencia estadounidense Bloomberg sobre su política económica. “Ni nacionalizaremos, ni expropiaremos. Apoyamos el libre comercio”, dijo sobre la posibilidad de que estatalice totalmente el petróleo, palabras que seguramente no gusten entre los críticos a la izquierda de Obrador.

Ese tipo de respuestas le alejan también de los líderes bolivarianos con los que en ocasiones se le ha comparado. Ese punto de vista es coherente con su respuesta a la posible revisión del NAFTA, tratado de libre comercio con Estados Unidos, que propone Trump: “Denunciaremos a la ONU si quieren imponernos aranceles proteccionistas”.

A Obrador le costó, no obstante, precisar en la entrevista cómo conseguirá fondos para mejorar los servicios públicos y la vida de los pobres, principal bandera de su carrera política. El candidato se limita a defender un “nuevo modelo productivo”, al tiempo que combate a la corrupción y “austeridad” entre los gobernantes, así como una bajada de sueldos de los altos funcionarios que, dijo, “son los que más cobran en el mundo”.

“En los últimos años, el gobierno mexicano ha comprado aviones y helicópteros por valor de 90 mil millones de pesos. Yo no iré en aviones privados”, dijo Obrador ejemplificando ciertos ahorros que podrían llegar del enjuague del gasto en privilegios de la clase dirigente.

En política migratoria, además, Obrador ha hecho hincapié en el respeto al resto de países centroamericanos, con los que México es muy duro en su frontera sur. “Peña Nieto lleva a cabo una política de subordinación a Estados Unidos: es su policía migratoria con respecto al resto de países centroamericanos y también su policía antidrogas de una forma que cuesta muchas vidas”, dice Munguia Salazar.

Texto de Germán Aranda/ http://www.playgroundmag.net

Síguenos
Facebook-Ico_50x50Twitter-Ico_50x50

terraplen-pc

Trendy

Guerrero

Bajo Palabra | Noticias de Guerrero