¿Qué hacen los dinosaurios amarillos y tricolores de Guerrero frente al arte?

Por Raciel Quirino

Acapulco, Guerrero. | 17:40 // 14 mayo, 2016

Durante la campaña a la gubernatura de Guerrero y la alcaldía de Acapulco, la comunidad artística realizó una serie de encuentros con los candidatos para señalar problemáticas, hacer propuestas y escuchar los planes que cada aspirante tenía sobre políticas culturales. Todos fueron invitados a los conservatorios. Todos asistieron, menos los priistas: “se los impedía su agenda”. Mensaje claro: al partido y a la persona que ahora es gobernador no les interesa la cultura y lo que tengan que decir los artistas. Del PRI no podremos esperar otra cosa en este asunto. ¿Y del PRD?, ¿del partido que no se cansa de decir que es de “izquierda”?, ¿del que más de una vez nos ha demostrado que se trata de un clon priista?

Si bien, el alcalde del PRD se reunió con los artistas, lo hecho hasta ahora en materia de cultura es decepcionante. Al renovarse los puestos directivos de las instituciones culturales, ocurrió que en Acapulco los nuevos jefes desdeñaron el trabajo de sus antecesores desaprovechando la oportunidad de retomar, como parte de una política inteligente, proyectos exitosos. El “borrón y cuenta nueva”, el “empezar de cero”, el desmarque (“¿cómo voy a aceptar que mi antecesor, y más si es de otro partido, realizó un buen trabajo?), el desinterés, el preferir gastarse el dinero en “otra cosa” y el trabajo para la contienda electoral venidera.

IMG_8413

Política perredista: la cultura es un espectáculo barato que sirve para promover cada sábado al gobierno municipal con vistas al futuro. El proyecto estrella “Sábados culturales” está perdido en el universo: poca planeación, poco dinero, poco talento, poco interés. Los proyectos que realmente estaban funcionado, porque se trataba de trabajo directo y profundo, los Estudios Municipales de Arte, no continuaron. El alcalde prefiere lo visible, el trabajo colorido para tomarse la foto. ¿Qué mejor que unos enormes murales frente a la entrada a Acapulco y en algunos edificios del infonavit Alta Progreso? Más allá del valor artístico del trabajo de David de León, estos murales revelan la frivolidad con que los gobernantes han actuado hasta ahora: en lugar de realizar proyectos a mediano y largo plazo (talleres integrales donde se involucre a la comunidad), prefieren la superficie y continuar con la política de “farol de la calle y oscuridad de tu casa”.

En 2013, recién llegado a Acapulco, me impresionaba la cantidad de actividades (teatro, cine, lecturas, conciertos) y la buena calidad de muchas de ellas. En las instituciones culturales municipal y estatal, a pesar de sus obstáculos sin sentido y su burocrática falta de respeto al artista, había una idea clara del trabajo que se tenía que hacer y lo hacían bien. En la parte estatal se realizaban exposiciones de artes visuales de alto nivel, talleres, festivales, asistían artistas destacados, se concretaban colecciones literarias. Jeanette Rojas Dib, como directora de Arte y Galerías, y Citlali Guerrero, como directora de Investigación, Enseñanza y Patrimonio Cultural, elevaron la calidad de la oferta cultural dejando atrás los bailes folclóricos (cosa que se hace para salir del paso y embaucar a la gente presentándola como oferta cultural; explotan una idea distorsionada de la cultura de las comunidades de Guerrero; show para turistas) y la tertulia bohemia donde se declaman “poesías” y se hacen retratos gachos.

TAMBIÉN REVISA  Doble atentado suicida deja 42 muertos en Siria

Si en el municipio la actitud es el “borrón y cuenta nueva” y la realización de espectáculos chirles, en el gobierno del estado se han dedicado al reciclaje de proyectos (a los que sólo les cambian el nombre), a la continuación facilista de otros (como una forma de no quemarse las neuronas) y, una de las cosas más tristes que he visto, a la promoción turística. La secretaria de Cultura desde el primer momento de su gestión ha gastado demasiada energía asistiendo al rodaje de películas (de dudosa calidad) en el puerto, apoyando torneos de surf, presentando exposiciones de fotografía sobre tenis, realizando ciclos de cine en la Ciudad de México, apoyando la publicación de una biografía de Joan Sebastian, y cosas así por el estilo. No quiero decir que estas actividades sean malas en sí mismas, lo que digo es que está mal que se haga tanto esfuerzo en eso cuando hay tantas cosas de enorme calidad que se pueden presentar (las cosas interesantes que se han hecho hasta ahora las ha promovido la secretaría federal). Es un insulto a los guerrerenses que se disfrace de cultural o artístico una intención turística-económica (si la intención es hacer turismo, hay enfoques de turismo cultural que se podrían explorar). Para el PRI la cultura es espectáculo y turismo, una forma de lavarle la cara al pueblo, a la pobreza, a la violencia. Del arte crítico, del arte de calidad, no tiene idea. Peña Nieto lo dice todo. ¿Qué podemos esperar de los demás dinosaurios?

IMG_8414

Inocente, creí que después de los cambios de gobierno no decaería el destacado impulso que se vivía en el estado; pensaba que, en cualquier caso, la comunidad exigiría la debida atención por parte de los gobernantes para no perder el vigor (en los buenos tiempos se llegó a hablar, no sin un dejo de asombro, refiriéndose al buen momento cultural que se vivía, de un “Renacimiento tropical”). La realidad no fue así: los artistas jalaron cada uno por su lada, buscando la chamba, el huesito, y no se quejaron más allá de las pláticas de cantina. Nadie dijo nada: parece que estamos acostumbrados a que todo se acabe cuando terminan los mandatos.

Es cierto que el gobierno está obligado a atender ciertas necesidades culturales, pero la mentalidad general es esperar que lo resuelva todo, nos organice (una excepción fue el sismo del 85: el gobierno colapsó, la gente salió del letargo y se organizó). 70 años de priismo parece que nos volvieron inútiles, como adolescentes mimados. A pesar de todo, existen proyectos culturales independientes en el estado y eso es muy bueno, pero faltan más. Ese parece es el camino: la organización independiente. Frente a la tontería de los políticos, la sociedad que genera propuestas culturales y exige al gobierno que cumpla con sus responsabilidades. Frente a dinosaurios perredistas y priistas, frente a mentes que piensan que sólo más ejército y policía va a resolver el gran problema de inseguridad, la sociedad crítica y organizada, la cultura, el trabajo comunitario.

Síguenos
Facebook-Ico_50x50Twitter-Ico_50x50

terraplen-pc

Lo más reciente

Trendy

Guerrero

Publicidad Secretaria de Salud

Bajo Palabra | Noticias de Guerrero