Al menos dos embarazadas infectadas con el virus del Zika optaron por abortar, en los últimos meses en Estados Unidos, informó hoy el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

La institución también informó que otras dos mujeres han sufrido abortos involuntarios y una mujer dio a luz a un bebé con defectos congénitos graves, mientras que otras dos dieron a luz niños sanos.

Una de las mujeres que abortó tenía unos 30 años. Había contraído el virus durante el primer trimestre de embarazo, después de viajar a un área afectada por el zika, según el reporte de la institución que no aclara la residencia de la mujer.

Esta mujer conoció a las 20 semanas de embarazo, a través de ultrasonido, que su bebé sufría serias anomalías en el cerebro. Los médicos revisaron su líquido amniótico y encontraron la presencia de virus del Zika.

“Después de la discusión con sus proveedores de atención médica, el paciente eligió interrumpir su embarazo", señaló el CDC en un caso de estudio publicado este viernes.

La institución dijo que entre agosto y el 10 de febrero pasado, ha recibido más de 257 solicitudes de pruebas de virus del Zika de embarazadas en Estados Unidos y un 97 por ciento de los resultados ha sido negativo.

Sin embargo, el CDC hizo el seguimiento de nueve embarazadas en el país que dieron positivo al virus del Zika, y seis de ellas lo adquirieron durante su primer trimestre. De esos casos dos abortos fueron involuntarios y dos optaron por abortar.

Una mujer dio a luz a un bebé que sufría de “microcefalia severa”, una enfermedad que se caracteriza porque el tamaño de cabeza es más pequeña que la normal, así como convulsiones, dificultad para tragar, problemas oculares y calcificaciones en el cerebro.