La Policía Ciudadana y Popular de Temalacatzingo denunció que alrededor de la medianoche aproximadamente 60 personas afines a Antorcha Campesina y la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA), en estado de ebriedad, dirigidos por Rogelio Hernández, secretario general del Ayuntamiento de Olinalá, golpearon y amarraron a seis policías ciudadanos que terminaron un recorrido de vigilancia rutinario.

Posteriormente, los comunitarios fueron entregados a la policía municipal bajo la observancia de militares, según un testigo que logró escapar.

Hasta el momento se desconoce el paradero de los policías ante lo cual la PCP acudirá al MP y a las instalaciones provisionales del Ejército en Olinalá, en Guerrero, para saber de sus compañeros privados de la libertad.

Un representante de la PCP agregó, en breve entrevista, que la situación derivó del enojo del grupo de choque al no poder generar un conflicto entre pobladores de la comunidad de San Antonio