#Guerrero

Soy de trayectoria humilde, pero de trabajo honesto y concentrado: Alfaro

Por Diana Castrejón Tavárez, 2015-11-23 13:59

El escultor acapulqueño Jorge Alfaro tiene 15 días exponiendo Inefable en el Centro Cultural Acapulco dentro de La Gran Galería. Buscó este nombre porque tiene que ver con aquello que no se puede describir con palabras. Una representación de diferentes dimensiones, de algo muy parecido a un capullo de una mariposa que protege al insecto que va a nacer.

—Es la representación del vientre materno —dice—, estamos adentro de éste, pero también es una metáfora de nuestra propia mente y del universo. Esto es el universo.

De 52 años, Alfaro explica que los seis óvulos paradigmáticos de los que está compuesto la obra, representan los espacios en los que el ser humano habita: la ciencia y la religión, la vida y la muerte, el pensamiento cerrado y el pensamiento vivencial, el grito y el silencio, juzgar y opinar, y el último, que es la representación de ti mismo, una forma de ver hacia tu interior. “Cada esfera son contrastes de lo que se aprende al convivir con la sociedad. Lo que nos cubre, lo que nos rodea, es todo esto, todo lo que hemos aprendido de la vida, por ejemplo: ser racista, sexista, homofóbico, clasista, todos estos son prejuicios que nos enseñan”.

—¿Cuál fue la fuente de inspiración para esta obra?

—Fue la vida misma y una reelectura que hice del libro El Principito, con aquella frase famosa que la zorra le dice a El Principito “Sólo con el corazón se puede ver bien, lo esencial es invisible para los ojos”.

“Esa frase me llevó a la reflexión de que las cosas que nosotros queremos aprehender, con h intermedia, aprehender con la razón o con la vista, no lo logramos; normalmente nos quedamos siempre a medias, la razón y la vista no son herramientas suficientes para conocer la esencia de las cosas, es el corazón, una herramienta metafórica que se refiere a la intuición, a un sexto sentido, a una forma de ver con el alma, percibir de una forma pura, desprejuiciada, inocente de la realidad, es la que nos permitirá ver la esencia de las cosas, liberarte de cada uno de estos paradigmas que se ven en estos óvulos y encontrar tu propio camino, eso se llama madurar. No podemos ver sólo con la razón, sino lograr observar con el corazón”, subraya.Inefable_1

Entrevistado dentro de la galería en Acapulco, Alfaro explica que en la realización de esta obra contó con la colaboración del pintor Gerardo León Naranjo. Abunda que los materiales que se utilizaron para crear la parte interior de los óvulos paradigmáticos fueron la fibra de vidrio policromada, y en la parte exterior hule espuma y angeo.

Para la simulación del vientre materno, el universo, se acudió a la fibra de henequén, usando 20 mil metros del material enrollados en una estructura de madera y papel.

—¿Qué es lo que hace que su obra sea diferente a otras?

—Yo soy un artista que pretende dar pasos evolutivos en mi proceso creativo, pero no me he sentido identificado con los materiales que se usan en el arte contemporáneo, a mí me gustaría decir “soy un artista contemporáneo”, pero en esta misma sala, hemos visto dos exposiciones de arte contemporáneo que normalmente utilizan materiales ya industrializados, fibra de carbono, aluminio, acrílico, son algunos; sin embargo, yo no me identifico mucho con esos materiales, ya que yo fui tallador de madera; tallo piedra, me gustan los materiales naturales, entonces pretendo acercarme al arte contemporáneo pero con materiales que a mí me gustan más, los naturales, esto es lo que hace diferente mis obras a otras.

—¿Qué apoyos a recibido para exponer y difundir esta exposición?

—Pedí la sala como hace dos años a la Secretaría de Cultura, hubo algunos problemas administrativos pero me la otorgaron y me dieron recursos, además de pedir apoyo a instituciones privadas, amigos y lo recibí, con eso estuve trabajando algunos meses antes.

Jorge Alfaro se considera de trayectoria zigzagueante, lo acepta como acepta que tampoco se siente muy orgulloso de eso, porque ha sido irregular. “He estado en muchas cosas diferentes”.

“Siempre he estado cerca del arte y estoy muy orgulloso de trabajar 30 años en este ámbito —dice—; me considero un hombre ermitaño, no he participado en concursos nunca, seguramente, ese ha sido un error porque me ha negado puertas y recursos, debería hacerlo, además de que sólo estudié la mitad de mi carrera en la escuela de arte La Esmeralda de la Ciudad de México, después me fui al Instituto de Artes Plásticas de Taxco, donde empecé a tallar piedra, mármol y ónix, y después en un viaje que hice a Suecia, por cuestiones de trabajo, se me ocurrió tomar un taller de escultura en barro”.

Alfaro se considera autodidacta. Talla granito y dice que es el único escultor mexicano que talla ese material en el país. Pero “todo eso lo hice yo, probando, investigando solo”.

—Si pudiera resumir su trayectoria ¿cómo sería?

—De mi trayectoria habla mi trabajo. Si te soy honesto no ha sido una de esas trayectorias deslumbrantes, hay gente de mi edad que ya está exponiendo en el Museo Guggenheim y yo no tengo eso. Ha sido muy humilde mi trayectoria, pero no mi trabajo; mi trabajo ha sido honesto y concentrado.inefable

Sobre si la escultura tiene público en Acapulco el escultor reconoció que la sociedad no está muy involucrada con el arte.

“El público no sabe mucho de escultura —acepta—, pero a fin de cuentas hay algo bueno: perciben sin prejuicio; la gente no está educada para apreciar artes plásticas, de hecho ni para apreciar ningún arte, por ejemplo con la poesía contemporánea supongo que pasa lo mismo, hay cosas que no entiende, pero te repito, tiene su lado bueno, como no saben, preguntan, se dejan guiar, aunque de repente hay gente muy cerrada; como todo, juzgan sin preguntar, sin saber”.

Alfaro le guarda mucho respeto y admiración a su padre. Él fue la persona que le hizo decir a los cuatro vientos: La escultura es lo mío.

—¿De dónde nace su interés por ser escultor?

—De ver a mi padre, él era arquitecto pero también tenía una afición a la pintura. Me rodeó de gente que era creativa, en mi familia hay muchos artistas; Mi papá me acercaba a muchos materiales como el barro, plastilina, madera; con ellos, me ponía a trabajar desde niño. Después, mi padre tuvo un taller de carpintería artística con objetos de diseño, creados por él, entonces obviamente vi su trabajo creativo y yo me puse hacer lo mismo. Le entré a la creatividad, me daba madera, me permitió usar las herramientas desde muy niño, a los siete años yo ya utilizaba sierras circulares, algo muy arriesgado, y afortunadamente no me volé ningún dedo —dice entre risas.

—¿Cuál fue su primera escultura?

—Újule… Te voy a contar mi anécdota, fíjate que cuando tenía tres años, llegué de repente a una reunión familiar, estaban mis papás con mi demás familia en la sala; llegué con una bolita de plastilina del tamaño de un chícharo, eso dicen todos, entonces le dije a mi papá: “Hazme un elefante papá”, entonces la agarró y me dijo —mi papá tiene manos muy grandes—: “Ay hijo yo no puedo, mis dedos son muy grandes, hazla tú”, y pues ya me dio el avión; sin embargo, no pensó que iba a regresar yo a los tres o cuatro minutos, con un elefante en la mano del tamaño de un chícharo, entonces todos dijeron: “¡wow!, este niño va hacer escultor”, así que a lo mejor la decisión no la tome yo, la tomaron los demás, pero así fue, esa fue mi primer pieza a los tres años.

Alfaro admira a muchos artistas de muchas épocas, cuatro son sus favoritos: Isamu Noguchi, Michelangelo Buonarroti, Auguste Rodin y Henry Moore. Dice que existen muchos significados para distintos artistas a nivel nacional e internacional sobre la escultura, sin embargo Alfaro lo simplifica así: “es mi camino para poder entenderme a mí mismo”. La creación de su arte se fundamenta en sus manos, además de tener los materiales y las técnicas apropiadas para construir una expresión estética.

—¿Con qué materiales trabaja, y de ellos, cuáles son sus favoritos?

—He trabajado prácticamente con todos: mármol, madera, fibra de vidrio, bronce, piedra; pero, favoritos… la piedra, la madera y el barro.

—¿Que técnicas consideraría usted más fácil y más difícil?

—La más fácil es el modelado en barro o plastilina, esas son como para poder empezar a hacer esculturas, eso lo puedes dejar secar y ya tienes tu pieza; ya si tienes a alguien que te la queme en un horno, pues ya tendrás una pieza que puedes conservar con más certeza, de no ser posible, es recomendable que la tengas en una vitrina, porque el barro que no está cocido, se moja y se echa a perder, se deshace; y la técnica más difícil… indudablemente la talla en piedra. Por ejemplo, estas técnicas siempre las he realizado, desde que tengo memoria, me he dedicado mucho a las obras de interiores en casas, mucha obra decorativa.

—¿Qué debería hacer el Estado para que los nuevos talentos tengan la oportunidad de desarrollarlo?

—Muchas cosas, las instituciones tendrían que destinar más recursos a la cultura, para empezar, mucho más, diez veces más si se pudiera, y si no, bueno, tripliquen, cuadrupliquen lo que se ha destinado anteriormente; otra de las cosas es que existan más becas, concursos, por ejemplo, para artes plásticas no hay un concurso estatal, no hay nada para escultores, debería de haber a nivel estado. También, deberían de encargar obras públicas a los artistas, o sea más comisiones, murales y monumentos, más que monumentos, obras que puedan instalarse en un parque, en una plaza, una escultura con un significado muy interesante, que invite a la reflexión, a la convivencia.

Para Alfaro los curadores tienen un papel importante. “Algunos se encuentran bien fundamentados, tienen una formación ideológica pero también hay muchos que sin tener fundamentos, sin conocer nada de arte, o tener una idea sesgada, sin ser aficionados, quieren opinar como si lo fueran y no. Si se necesita de una profesión y muchos años de trayectoria para ser artista, pero también para ser curador; además de que hay muchos que se venden, porque están amparados por una institución y si esa dependencia tiene un sesgo referencial a cierta línea, ellos se dejan llevar por eso”.

—¿Considera que los porteños tienen interés por aprender este arte?

—La gente acapulqueña tiene todo el interés del mundo. La gente quiere aprender, a pesar de que somos una ciudad bastante fiestera, la chela y la disco; pero no, la gente no es estúpida, la gente quiere aprender, lo veo en los talleres donde doy arte. Llegan los jóvenes con muchas ganas, trabajan, aunque de repente les gana la fiesta, pero si hay jóvenes muy concentrados, hay gente interesada, por supuesto que sí.escultura lavadero

—¿Ha tenido algún accidente mientras hace alguna pieza?

—Muchos, uno en especial fue que por poco pierdo mi mano derecha, afortunadamente iba a ser la derecha porque soy zurdo, pero sí, en una escultura precisamente de granito, el granito es la piedra más dura del mundo y para cortarla sólo con discos de diamante; corté granito ya cansado, que fue un gran error, me ganó la confianza, la verdad es que ya tenía más de 10 horas tallando; entonces, se juntó la máquina eléctrica, pisé el cable, moví la máquina y el mismo cable hizo que girara, por lo tanto me corté tres tendones, un nervio, arterias; quedaron lesiones permanentes pero a pesar de eso sigo trabajando. Hay muchas más, de menor nivel pero si tengo más, unas 60 cicatrices —detalla entre risas.

Alfaro se da tiempo de hablar de los retos que por los que ha pasado. Uno de ellos, dice, es que “la gente no compra arte, aquí en Acapulco sobre todo, la gente no invierte en arte, prefieren comprar otras cosas como la letra del carro, tienen otras prioridades, por lo tanto el arte no es parte fundamental para ellos y eso es un gran reto; también, otro reto más es que en Acapulco no hay instalaciones para que los artistas tengan facilidades para su producción.

—¿Cómo influye el arte en la sociedad?

—El arte sensibiliza al hombre, lo hace consciente; hace a la sociedad crítica, pero sobre todo sensible.

Una de las obras que el escultor expone se titula ¿Quieres un estómago de lavadero?, que habla del deseo como obsesión al cuerpo perfecto, lo estético y la simplicidad.

—¿Cómo maneja lo estético y lo simple en una obra?

—Es difícil la pregunta y a veces no tengo muy clara las cosas. El lavadero de esa pieza, no la hice yo, fue la parte que me vendió mi hermano, el lavadero ya era usado. Yo le hice unas correcciones; lo puse sobre unos muritos de tabique que ni siquiera estaban aplanados, y le modelé con cemento un abdomen de un atleta; entonces, la simplicidad en este sentido iría en el facilismo de la técnica, ahí no es una talla en piedra, no tuve que usar materiales caros, sofisticados.

“También la simplicidad la podemos encontrar en que utilicé un elemento de la vida cotidiana que la mayoría de los seres humanos hemos visto: un lavadero, un objeto común, algo muy vulgar, entonces, yo tomó algo muy vulgar para algunas personas y con ello creé algo simple, yo intervine en el objeto, no lo tallé, no lo hice; la simplicidad estuvo en la ejecución, utilicé mis conocimientos de anatomía básicos y la sofisticación estuvo en el concepto; lo complejo de este caso sería el concepto que habla sobre una sociedad obsesionada por el cuerpo perfecto, esa obsesión llega inclusive a la gente del pueblo, por eso, ahí el lavadero es pertinente, uno puede ver a las mujeres humildes que también van al aerobics o al zumba en el parque”.

—¿Cuál es su mayor deseo como escultor?

—Llegar a hacer una obra que reúna en ella un compendio de los anhelos, una pieza que describa a la sociedad como es hoy, que la resuma en una sola pieza, para que quizá, en algunas décadas, esa obra sea como un referente.

—¿Considera usted que los artistas están expuestos a la violencia?

—Por supuesto, todos los artistas, veamos lo que le pasó al poeta Sicilia, la desgracia del familiar; a todos nos puede pasar, y creo que no más que otros, pero por ejemplo si eres un artista y vives en una colonia popular, el riesgo es constante, te pueden asaltar, te pueden confundir; los artistas, normalmente por nuestro trabajo, nos relacionamos con secretarios de cultura, líderes, políticos, hablamos con empresarios que a veces nos contratan, y se puede pensar que porque somos amigos, o algunos de ellos son nuestros clientes, pues tenemos mucho dinero, se puede dar la confusión, pero todos corremos el riesgo de la delincuencia; pero, más importante aún, creo que todos somos parte de la solución, todos tenemos que contribuir de alguna manera. Para empezar, con nuestras críticas al gobierno que de alguna manera es responsable de ello, porque el pueblo no se hizo delincuente porque quiere, los delincuentes no se hicieron, no tomaron la decisión cuando tenían cinco años de ‘yo voy hacer asaltante, yo voy a ser secuestrador’, son las circunstancias.

—¿Qué consejos le da a los jóvenes, a la ciudadanía en general, que desean convertirse en escultores?

—Que estudien, es importante estudiar, yo no terminé la carrera pero bueno, la parte que estudié me sirvió de mucho, y claro, después busqué; hay que estudiar, trabajar mucho. Desgraciadamente en Acapulco todavía no hay donde, así que habría que emigrar, se debe de buscar, aunque el Internet ahora ofrece muchas cosas, pero no es suficiente; hay que buscar una institución donde estudiar y además hay que cuestionarse si en el arte está en el camino de uno, porque de repente el arte se puede poner de moda.

“Si crees que puedes ser un artista, que exista algo que realmente te mueve, ve por ello, cuando tú tienes la vocación, lo sabes a ciencia cierta, pero hay que asegurarse que no sea porque ‘es bonito ser artista’; últimamente yo he conocido gente que quiere ser artista porque da caché, hay que cuestionarse y para eso me remito a mi escultura, a mi pieza Inefable, ve adentro de ti mismo o de ti misma, quieres ser artista realmente porque tienes algo qué decir y no encuentras otra manera, analícenlo y si es así, estudien y prepárense”.

—¿Cómo se describiría?

—Difícil, terco y receptivo

#Acapulco

Marchan en Acapulco en pro de acciones contra el cambio climático

Estudiantes de escuelas privadas de Acapulco marcharon hoy por la mañana para exigir políticas públicas sustentables.

Por Elibeth D Nicolas, 2019-09-20 13:56

Guerrero.- Estudiantes de escuelas privadas de Acapulco marcharon hoy por la mañana para exigir políticas públicas sustentables que ayuden a revertir el cambio climático.

Desde las ocho de la mañana, cerca de 250 alumnos de escuelas como la Loyola, Setmar, Universidad Americana de Acapulco y El Hipócrates, se concentraron en el Asta Bandera para emprender una marcha rumbo al Parque de la Reina.

En su recorrido bloquearon el carril que conduce de La Base hacia Caleta.

En entrevista, el secretario de Guerrero Verdes, Guadalupe Saguilán colón, señaló que es importante la participación de la sociedad para revertir el avance del cambio climático debido a los altos niveles de contaminación.

«Estamos iniciando el mensaje de Greta que es del 20 al 27 de septiembre a nivel mundial y a partir de aquí se tiene que formar un comité plural e integral de todas las secciones empresariales para poder seguir lineamientos que le ayuden a nuestro planeta», expresó Saguilán Colón.

Guadalupe Saguilán señaló que exigirán que estas políticas públicas de sustentabilidad se concreten y se firmen ante un notario público para que verdaderamente se apliquen.

Marcha climática 2
Marcha climática 2

Saguilán Colón consideró que, de acuerdo a la ley, todas las empresas deben ser sustentables verdes y ecológicas; sin embargo, recriminó, esto no se cumple porque la Profepa, la encargada de tener inspectores de vigilar que estas políticas públicas se cumplan está desvirtuada por la corrupción.

Agregó que por ello es importante exigirle autoridades y a la sociedad que hagan conciencia sobre nuestra realidad ecológica que comienza cobrar vidas.

 

#Chilpancingo

Militares y policías desalojan a manifestantes en Petaquillas

A las 10 de la mañana se instaló una mesa de diálogo entre los manifestantes y autoridades estatales.

Por Alejandro Ortiz, 2019-09-20 13:31

Guerrero.- Agentes de la policía militar y estatal desalojaron esta mañana a cientos de pobladores de la localidad de Petaquillas que bloquearon la carretera federal México-Acapulco, a la altura de la colonia La Cinca para pedir la reinstalación del retén de la policía comunitaria.

Minutos antes de las 12 del mediodía, pobladores de Petaquillas, municipio de Chilpancingo, fueron desalojados de la vía de comunicación por parte de los agentes.

El grupo, de aproximadamente 100 pobladores, inició un bloqueo desde las 9 de la mañana en la carretera federal para demandar que obras al Ayuntamiento y pedir que se permita la reinstalación del retén por parte de la policía comunitaria.

A las 10 de la mañana se instaló una mesa de diálogo entre los manifestantes y autoridades estatales, así como con el secretario de seguridad pública, David Portillo Menchaca.

No obstante luego de una hora se rompió la mesa de trabajo y los policías iniciaron el desalojo; los pobladores se reportaron hacia la localidad de Petaquillas, sin embargo iniciaron un nuevo bloqueo en las vías de comunicación federal.

#Guerrero

Rector tiene en orden comprobación de recursos públicos en la UAGro

Javier Saldaña Almazán afirmó que cuando los diputados locales requieran la información él se las podrá proporcionar.

Por Elibeth D Nicolas, 2019-09-20 12:50

Guerrero.- El rector de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro), Javier Saldaña Almazán, avisó a los diputados que cuando necesiten información sobre el uso de los recursos en la universidad él podrá entregárselas.

En entrevista, el rector afirmó que la transparencia en el manejo de recursos públicos es sólo interés de pocos diputados de Morena, porque se lleva con la mayoría de los legisladores y hay respeto.

“La UAGro es una de las instituciones más transparentes del país, continuaremos así y cuando los diputados soliciten información con mucho gusto se la daremos”, expresó Saldaña Almazán.

El rector espera que las nuevas leyes educativas del país se fundamenten en la capacitación y evaluación de los docentes, porque para estar frente a grupos y que los jóvenes puedan aprender se requiere de maestros mejor preparados y evaluados.