México.-Desde el inicio de la pandemia del coronavirus, el desinfectante de manos, creado en 1966 por la latina Lupe Hernández en California, se ha convertido en el producto más demandando a nivel mundial.

La entonces estudiante de enfermería se dio cuenta de que el alcohol en forma de gel podría ser la solución para aquellas personas que no tenían acceso a jabón y agua caliente, una situación más extendida en Estados Unidos en la década de los sesenta.

Originalmente, el producto fue exclusivamente utilizado en los hospitales locales, para luego expandirse a nivel nacional y a otros países.

No fue hasta 1988 que empezó a ser comercializado en establecimientos abiertos al público por empresas como Purell y Gojo, dos compañías estadounidenses que siguen siendo punteras dentro del sector de los desinfectantes de manos.

A pesar de su aumento de popularidad, ha habido casos de embriaguez después del consumo oral de este tipo de gel, por lo que su uso se ha restringido en algunas cárceles y hospitales, de acuerdo a la BBC.

Gripe porcina y coronavirus

El uso diario de los geles explotó a partir de 2009, con la gripe porcina H1N1. Ese año, según datos de la industria, la venta de geles y toallitas antibacterianas en el país se disparó un 70%.

Desde entonces, es habitual que la gente lleve consigo pequeños botes de gel y que las oficinas de trabajo hayan incluido el uso de estos geles en sus rutinas diarias.

Visto el crecimiento de su uso, la industria optó por comercializar el gel en diferentes tamaños, colores y aromas para llegar a más gente.

Su alta demanda en la actualidad, a causa de la pandemia del coronavirus, ha convertido a los desinfectantes en un producto casi inexistente en las estanterías de los supermercados, lo cual ha llevado a la creación de versiones caseras o que incluso algunas destilerías en el país fabriquen sus propias versiones.