México.- Genaro García Luna, ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) durante el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, pidió este miércoles 25 de marzo, a través de sus abogados, enfrentar su proceso en libertad debido a que teme contraer el coronavirus COVID-19, en el Centro de Detención Metropolitano de Brooklyn (MCD, por sus siglas en inglés), donde lleva detenido casi cuatro meses.

En una carta dirigida al juez federal Brian M. Cogan, el abogado defensor del ex funcionario federal mexicano, César de Castro, propuso fijar una fianza de dos millones de dólares para García Luna -de 55 años de edad y con presuntos antecedentes de enfermedades respiratorias-, en vez de la propuesta de un mdd que fue rechazada por la Corte del Distrito Este de Nueva York el pasado 27 de febrero.

"La liberación [bajo fianza en espera de juicio] del Sr. García Luna también es necesaria para proteger su salud física a la luz del devastador número de víctimas de la pandemia de COVID-19 en el mundo y ciertamente en la comunidad de detenidos en el Centro de Detención Metropolitano [de Nueva York] donde se encuentra el Sr. García Luna detenido", sostuvo el abogado de oficio en la misiva dirigida al juez federal.

El pasado 21 de marzo, uno de los internos de dicha cárcel neoyorquina dio positivo a la prueba del coronavirus COVID-19, luego de que se quejara de dolores en el pecho, según con lo esgrimido por el equipo legal de García Luna en la exposición de motivos ante Brian M. Cogan.

"El Sr. García Luna ahora propone que se le libere con un bono de reconocimiento personal de dos millones de dólares garantizado por diez personas [siete financieramente responsables y tres para su persuasión moral] todas las cuales han sido aprobadas por los servicios pretribunales como cofirmantes apropiados", abundó la defensa del ex funcionario federal mexicano en un escrito hecho público este miércoles.

El pasado 27 de febrero, el juez Robert M. Levy rechazó durante una audiencia llevada a cabo en la Corte del Distrito Este de Nueva York, la oferta hecha por los abogados de Genaro García Luna, de que el ex funcionario federal mexicano saliera en libertad bajo fianza de un millón de dólares y un dispositivo de localización, debido a que existe “un riesgo de fuga inaceptable”.

César de Castro, abogado de oficio de García Luna, pidió el pasado martes 25 de febrero al juez Brian M. Cogan, que dejara en libertad al ex funcionario federal mexicano, bajo una garantía de un millón de dólares, monto que en parte representa el valor de propiedades que tiene.

El litigante afirmó en una carta disponible en el sistema electrónico de la Corte del Distrito Este de Nueva York, que García Luna debería poder esperar su juicio en libertad en lugar de estar en el Centro de Detención Metropolitano de Brooklyn (MCD, por sus siglas en inglés).

Sin embargo, tres de los dos garantes de la fianza ofertada por la defensa de García Luna se retractaron, luego de que el juez Levy les explicó que debían asumir una responsabilidad personal de que el acusado siga su proceso.

Este mismo día, Richard Donoghue, fiscal del Distrito Este de Nueva York, se opuso a que García Luna, saliera en libertad bajo fianza de un millón de dólares y un dispositivo de localización, porque existe “un riesgo de fuga inaceptable”.

En una carta registrada en el juzgado, el fiscal Donoghue argumentó que la “combinación de condiciones propuestas por el acusado para su libertad antes del juicio es lamentablemente inadecuada para asegurar que siga presentándose ante el juez [Brian M.] Cogan”, por lo que solicitó que se le mantenga en prisión.

El fiscal neoyorquino señaló que García Luna “tiene la capacidad de escapar y un sobresaliente incentivo para hacerlo”, porque se enfrenta a entre cinco años y cadena perpetua por los cargos de los que le acusa la autoridad.

Además, según indicó Donoghue, “la fuerza de las pruebas del Gobierno se ha incrementado” con nuevos testigos que testificarán respecto a cómo el acusado “acordó ayudar al Cártel de Sinaloa a cambio de millones de dólares en sobornos”.

Por otra parte, el fiscal neoyorquino argumentó que García Luna tiene “recursos poderosos en México”, donde ha vivido toda su vida hasta 2012, como “funcionarios corruptos del gobierno mexicano y miembros del Cártel de Sinaloa, una de las organizaciones criminales más poderosas del mundo, que pueden garantizar que nunca sea capturado”.

Donoghue recordó que Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias “El Chapo”, ex líder del Cártel de Sinaloa que fue condenado a cadena perpetua por la Corte del Distrito Este de Nueva York, misma a la que ahora se enfrenta García Luna, estuvo fugitivo en México durante quince años, y Rafael Caro Quintero, otro capo sinaloense, lo sigue estando pese a que la Justicia lo busca para arrestarlo desde 2013.

La Fiscalía señaló que el ex funcionario federal mexicano dijo tener “dificultades financieras” como para no poder “cruzar la frontera con México conduciendo”, pero el Gobierno de EE.UU. averiguó que en los últimos años García Luna “ha adquirido múltiples empresas inmobiliarias que, en total, están valoradas en casi 4 millones de dólares”.

“La investigación del Gobierno [estadounidense] ha revelado que a lo largo de varios años, el acusado ha usado varias técnicas para ocultar el verdadero tamaño de sus empresas financieras, incluyendo empresas pantalla y compradores de paja que adquirieran activos para él”, agregó Donoghue.

El ex funcionario federal mexicano -que fue detenido el pasado 9 de diciembre, en Dallas, Texas- está acusado de cuatro delitos: tres por supuestamente haber aceptado sobornos millonarios por parte del Cártel de Sinaloa para facilitar el tráfico de cocaína, y uno por dar falsas declaraciones a las autoridades para conseguir la naturalización estadounidense en el año 2018.

-Con información de EFE.