México.-Uno de los mayores miedos de las personas al adquirir un vehículo nuevo es verse involucrados en un accidente de tránsito justo después de haber adquirido su automóvil, no importa qué tan cuidadoso y defensivo se pueda ser como conductor, no hay forma de controlar cómo se comportan los demás conductores en la carretera.

Lamentablemente, ese fue el caso del usuario de Facebook “June Bug”, quien tuvo la mala fortuna de ser parte de un siniestro, momentos después de recibir nada más y nada menos que un Corvette C8 2020 totalmente nuevo. Se tiene registro de accidentes que involucraron Corvettes de preproducción provocados por empleados o distribuidores de General Motors, pero no por consumidores.

June aclaró que el incidente sucedió justo un día después de haber recibido el auto, que al momento del suceso apenas registraba 370 kilómetros en su odómetro. El dueño, así como el vendedor de la agencia de Cox Chevrolet, en Florida, publicaron fotografías del C8 antes de salir de la agencia el pasado 2 de abril, y el día 3, June compartió fotografías del accidente.

Aparentemente, el Corvette Stingray se impactó contra un Hyundai Accent, con el conductor del C8 comentando: “No teníamos la cabeza rota y los dedos rotos, el conductor estaba borracho y no tenía seguro, me alegro de haber conseguido un buen seguro para cubrir los daños”, June también aclaró que el conductor del Hyundai fue llevado a la cárcel.

Por molesto, frustrante e irritante que pueda llegar a ser sobre todo por el tema de una compra emocional como un automóvil deportivo, lo importante es que la salud de ambos conductores se encuentra en óptimas condiciones y no pasó a mayores, además de que los daños del auto se pueden reparar y “regresar a la vida.”