México.- La epidemia del coronavirus COVID-19 y la emergencia sanitaria provocarán en México una crisis económica que pone bajo amenaza una década de avances en desarrollo social y combate a la pobreza, advierte el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

En un comunicado difundido este lunes, el organismo señala que la actual contingencia dará un fuerte golpe a la economía del país y al ingreso de los hogares, por lo que se requieren acciones que aminoren ese impacto y favorezcan la recuperación.

El Coneval calificó de “insuficientes” las medidas lanzadas por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador para alivianar los estragos económicos de la pandemia de covid-19 en la población más vulnerable, pues estimó que “ninguno” de los 19 programas y acciones de desarrollo social que el presidente estableció como prioritarios “se dirige explícitamente a la población en situación de pobreza”.

De acuerdo con el Coneval, México logró que entre 2008 y 2018 la pobreza disminuyera de 44.4% de la población a 41.9%, mientras que consiguió que el porcentaje de habitantes en pobreza extrema bajara de 11.0% a 7.4%.

“(Pero) esta crisis puede revertir los avances de México en materia de desarrollo social”, alerta el organismo.

“Ante este desafío, es necesario ampliar y fortalecer las medidas emergentes de respuesta desplegadas a partir de los programas prioritarios, mejorar la capacidad operativa de estos, asegurar que beneficien prioritariamente a la población en situación de pobreza y vulnerabilidad, así como considerar medidas adicionales de atención a quienes pierden su fuente de ingreso, como resultado de la contingencia, y a los sectores urbanos más expuestos a afectaciones”, añade el consejo.

Ante la situación, el Coneval urge a que el país eleve su ritmo de crecimiento económico y, en lo inmediato, a que ejecute acciones concretas.

En un informe publicado hoy, el Coneval también señaló que, entre los 19 programas que López Obrador definió como “prioritarios” en su decreto del pasado 23 de abril, no hay una acción dirigida a la población que perdió o perderá su empleo durante la emergencia –ello a pesar de que se aumentaría la tasa de desempleo entre un 3.3% y un 5.3%–, y observó que “algunas de las medidas anunciadas por el Gobierno Federal, podrían ser insuficientes para llegar a toda la población que se verá afectada”.

El Coneval señaló otro problema: para enfrentar la crisis, el gobierno necesita destinar una “mayor proporción del presupuesto público” para la población más vulnerable; sin embargo, hasta el momento sigue sin contar con un padrón único de beneficiarios que “permita diseñar estrategias articuladas”, y el famoso “Censo del Bienestar” levantado por personal del partido Morena presenta “diversas inconsistencias”.

El organismo sugiere dar apoyos a las medianas y pequeñas empresas a través de créditos o subsidios al empleo vía las cuotas obrero-patronales. Otras recomendaciones son otorgar créditos para el inicio o la consolidación de micronegocios y fomentar los programas de empleo temporal.

El Coneval también urge a los tres órdenes de gobierno a coordinarse para ayudar a las familias a cubrir necesidades básicas, con medidas como subsidiar temporalmente los servicios básicos de vivienda, verificar que los programas federales que implican transferencias funcionen eficazmente e, incluso, analizar la creación de una pensión universal mínima de retiro.