Acapulco.- El abogado penalista de Acapulco, Carlos Larumbe Radilla informó que los ciudadanos se encuentran en la indefensión total por el cierre de los juzgados en Acapulco debido a la pandemia.

Indicó que hasta el momento no se puede atender ninguna denuncia penal, laboral o familiar porque no hay tribunales del poder judicial funcionando a causa de la contingencia sanitaria del coronavirus.

En entrevista, Larumbe Radilla lamentó que las autoridades promuevan que ciudadanos denuncien cualquier tipo de violencia familiar o laboral, lo cual es absurdo porque hasta el momento se encuentran cerrados todos los juzgados y no hay forma de dar seguimiento legal.

Desde el pasado 18 de marzo fueron suspendidas las actividades en los tribunales de esta ciudad como medida de prevención para evitar la propagación del coronavirus.

Sin embargo, el 29 de abril, abogados litigantes realizaron una conferencia de prensa para exigir al gobierno de Guerrero la reapertura de las actividades en las salas de juicio penal pero sus peticiones no han sido resueltas, ni escuchadas.

Mientras en otras entidades el Poder Judicial ofreció alternativas a ciudadanos y litigantes para dar seguimiento a sus casos, en Guerrero jueces magistrados están inactivos. Incluso la Suprema Corte de Justicia de la Nación anunció que sigue atendiendo casos y resoluciones en línea para superar el rezago.

"Estamos muy preocupados porque no nos atiende el gobernador. Ya se han entregado diversos oficios y peticiones por parte de nuestros compañeros abogados" y no hay respuesta, dijo el litigante, que al igual que sus compañeros abogados requieren de alternativas para dar seguimiento a sus casos.

"Le pedimos de manera respetuosa que  necesitamos una audiencia para poder dialogar esta situación porque ahorita más que nunca se necesita de la denuncia por cualquier tipo de violencia”, dijo.

Aseguró que las personas afectadas no tienen donde presentar sus denuncias porque “todas las salas se encuentran cerradas, no hay manera de atender los asuntos familiares", expresó el abogado.

Asimismo, denunció las arbitrariedades de los jueces federales que se niegan a recibir las denuncias y los amparos de algunos trabajadores del gobierno municipal quienes fueron despedidos de sus centros de trabajo pese a que el presidente Andrés Manuel López Obrador ordenó no despedir a nadie durante esta contingencia.

Afirmó que los jueces federales han rechazados los amparos de los trabajadores que desde marzo no se encuentran recibiendo ningún tipo de salario a pesar de sus plazas continúan en funcionamiento.

Llamó a las autoridades a investigar a quiénes les fueron otorgadas las plazas de estos empleados de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Acapulco (CAPAMA) y de reglamentos y espectáculos que fueron despedidos arbitrariamente.

Por último, informó que hasta el momento en el Poder Judicial de Acapulco ubicado en Caleta y en la Fiscalía, han fallecido alrededor de cinco personas y se tiene conocimiento que un juez de control también se contagió.