GUERRERO.- El alcalde de Cruz Grande (Florencio Villareal), Wilberth Sait García Trujillo pidió al presidente Andrés Manuel López Obrador que cumpla su palabra para que se construya el hospital en el municipio de la Costa Chica, luego que esta mañana vecinos impidieron que iniciara operaciones el centro de Salud con servicios ampliados.

En un video publicado esta tarde en las redes sociales del ayuntamiento, el alcalde justificó que él no decide si el inmueble es un centro de Salud o un hospital, y aclaró que su gobierno no ejerció el recurso para concluir la obra que se inició desde finales del 2011 durante el gobierno de Ángel Aguirre Rivero.

El perredista explicó que los 17 millones de pesos etiquetados para concluir la obra a la que hizo referencia el presidente de la república en marzo al improvisar un mitin cuando se dirigía a Ayutla de los Libres, corresponden a recursos que ya estaban etiquetados, 14.5 millones del gobierno del estado y 2.5 de la administración municipal.

“Que quede claro, yo no soy quien decide si sería un Centro de Salud ampliado o sería un hospital. Que quede claro también que esta administración no fue quien ejerció la obra, yo sólo etiqueté los dos millones y medio y los deposité al gobierno del estado para que finalizaremos de una vez por todas esa anhelo que teníamos mejores condiciones de salud”, justificó.

“Al igual que ustedes también deseo tener un hospital en esta cabecera municipal. Ofrezco mi mano para que juntos gobierno municipal y ciudadanía podemos conjuntar esfuerzos y poder gestionar ese tan anhelado hospital que queremos, pero también exhorto al licenciado Andrés Manuel López Obrador que cumpla su palabra y que nos ayude para que ese hospital sea una realidad”.

La construcción se inició a finales de 2011 durante el gobierno de Ángel Aguirre Rivero y se anunció que beneficiaría a 6 municipios de la región Costa Chica. Luego de permanecer en obra negra por años, en la actual administración de Héctor Astudillo Flores se retomaron los trabajos para concluirlo.

Esta mañana el gobernador, acompañado del alcalde, el secretario de Salud, Carlos de la Peña Pintos y el rector de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro), Javier Saldaña Almazán acudieron para ponerlo en operación, pero los vecinos se lo impidieron argumentado que les habían prometido un hospital y no un centro de Salud con servicios ampliados.

La directora de Comunicación Social del gobierno del estado, Erika Lührs Cortés sostuvo que las personas que impidieron la apertura están “más ligado a intereses políticos que de otro tipo”.

Vía telefónica se contactó al alcalde para conocer si la protesta tenía tientes políticos, pero dijo que estaba en reunión y pidió que se le marcara mañana.