A puerta cerrada, el fiscal General del estado, Miguel Ángel Godínez Muñoz, se reunió con diputados de la Comisión de Gobierno y familiares de los médicos desaparecidos, así como con un abogado de la Secretaría de Salud, para hablar sobre el proceso de búsqueda e investigación de los galenos. Mientras tanto, afuera del Congreso, taxistas realizaron una protesta exigiendo su salida de la dependencia de procuración de justicia.

Mientras tanto, los familiares de los desaparecidos informaron que la Procuraduría General de la República (PGR) realiza pruebas de ADN, para determinar si efectivamente los cuerpos encontrados el miércoles pasado en Santa Bárbara, corresponden a sus parientes.

La reunión entre el fiscal corresponde a una solicitud de comparecencia que el Congreso local hizo al funcionario de procuración de justicia de la entidad; lo cual se hizo a puerta cerrada, acompañado de sus asesores, en la reunión presidida por el presidente de la Comisión de Gobierno, Bernardo Ortega Jiménez, para explicar cómo va la investigación de los cuatro desaparecidos, tres de ellos empleados de la Secretaría de Salud, pero que de acuerdo a sus indagatorias están muertos.

Mientras tanto, afuera del recinto, transportistas de la Coordinadora Estatal de Transportistas Independientes de Guerrero (Cetig) colocaron vehículos del servicio público, sobre la avenida Trébol, adyacente al recinto legislativo, en cuyos medallones se lee: "Exigimos la destitución del fiscal general", "Fuera narcofiscal".

Juan Mendoza Tapia dijo que la protesta obedece a que el pasado 10 de mayo fue asesinado su compañero, Juan Manuel Franco en la capital guerrerense y hasta el momento no hay ningún avance de las investigaciones. En la puerta principal colocaron una lona donde exigen el esclarecimiento de esa muerte.