México.- El gobierno federal detectó que uno de los modus operandi de las delegaciones estatales del IMSS, el ISSSTE y los hospitales en la compra de medicamentos era abstenerse de algunas licitaciones para lanzarlas de último momento como “compras de urgencia” que se realizaban “sin ningún control”, con costos de hasta 300 por ciento más y favoreciendo a ciertas empresas.

Por lo que el presidente Andrés Manuel López Obrador y el secretario de Salud, Jorge Alcocer, garantizaron que pese a los problemas que se presentaron algunos días por la falta de medicamentos para pacientes con sida, actualmente el abasto actualmente se encuentra a 100 por ciento en todo el país.

En conferencia de prensa, explicaron los cambios que el gobierno federal está realizando en la compra de medicamentos así como las prácticas de posibles actos de corrupción que se detectaron en los estados.

“Se hacía una licitación, incluso una compra consolidada de mil 500 claves, se ponían de acuerdo y nada más vendían mil, y quedaban 500 sin compromiso de venta. ¿Para qué? Para que se compraran esas 500 por urgencia ya sin ningún control y por esas 500 se pagaban dos o tres veces más.

“Entonces, se ahorraban mil, 10 por ciento, 20 por ciento, pero en las 500 que no se ofrecían y que eran tratos directos ahí perdía la Hacienda pública, el presupuesto público perdía 200, 300 por ciento. Eso sí sucedía mucho. Por eso el predominio de unas cuantas distribuidoras de medicamentos o proveedores. Nada más que estamos hablando de la corrupción o de los delincuentes de cuello blanco”, explicó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Como ejemplo explicaron el caso de Tabasco, donde “no ha podido adquirir medicamentos o al menos no todos, porque nadie de la industria farmacéutica ha querido abastecerlo, a pesar de que se cuenta con el presupuesto suficiente”, ya que los proveedores se ponían de acuerdo para “ofrecer precios elevados y exorbitantes” que los llevaba a terminar en “compras emergentes con condiciones sumamente desfavorables”.

El Presidente advirtió que si no se llega a un acuerdo con los proveedores que siguen imponiendo presiones al gobierno, el canciller Marcelo Ebrard tiene la instrucción de salir a comprar las medicamentos a cualquier otro país.

La Secretaría de Salud, en coordinación con la Secretaría de Hacienda a través de la Oficialía Mayor, plantearon tres rubros para el nuevo esquema de contratación y coordinación en la compra de medicamentos: administración y finanzas que incluye la identificación de necesidades, acuerdos con las entidades federativas, investigación del mercado, mayor difusión de proveedores para un piso parejo y competencia abierta internacional.

Así como la participación de expertos de la comunidad científica; y la intervención de organismos internacionales como el convenio que se firmó con la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos que permiten verificar previos internacionales y mantener una vía de trabajo con a Organización Panamericana de la Salud.

El secretario de Salud explicó que para el segundo semestre del año se tienen contempladas compras consolidadas para antirretrovirales, vacunas, patentes, medicamentos genéricos y material de curación.

Explicó que en el caso de medicamentos para pacientes con sida lograron un ahorro de 57 por ciento comprando en algunos casos productos genéricos con “eficacia internacional comprobada”, pues aseguró que los que se compraban en las pasadas administraciones ya eran “obsoletos”.