Agencias.- Abigail Disney es la nieta de Roy O. Disney, hermano de Walt Disney y cofundador del imperio de The Walt Disney Company.

Pero más allá de ser la heredera sin corona de princesa, con una gran fortuna que ha crecido con el paso de los años, Abigail apartó su riqueza y procedencia para hacerse una carrera como directora de cine, filántropa y defensora de los derechos de la mujer.

Sin mencionar el valor neto de su fortuna, la mujer de 59 años le dijo a The Cut que en los últimos 30 años ha donado más de 70 millones de dólares a diferentes causas y que el dinero nunca fue una prioridad para ella ni su familia hasta que la empresa floreció en grande.

“Cuando era joven, mis padres no eran personas realmente vistosas. El dinero realmente no los cambió hasta más tarde. En realidad, estaban orgullosos de ser personas humildes. Querían criarnos con la sensación de que no éramos mejores que nadie”, señaló en entrevista.

Al ver crecer su fortuna, la riqueza pasó de ser algo invisible a ser un problema.

Durante su juventud creía que era horrible viajar en el jet privado de su familia y se sentía avergonzada de hacerlo, porque contaminaban con un vehículo que sólo ocupaban unas pocas personas.

En la entrevista dijo que si pudiera convertirse en reina del mundo, prohibiría el uso de aviones privados debido a que “permiten sortear la realidad” y les restan humanidad a las personas.

“No tienen que pasar por una terminal del aeropuerto, no tienen que interactuar, no tienen que ser pacientes, no tienen que sentirse incómodo. Estas son las cosas que nos recuerdan que somos humanos”.

También mencionó que aunque podría ser multimillonaria desde su juventud, no quiere serlo y no lo será.

Cuando recibió su herencia, a los 21 años, Abigail comenzó a regalar dinero y asegura que seguirá haciéndolo hasta que muera.

“He regalado en el rango de 70 millones de dólares en los últimos 30 años. Estoy orgullosa de eso. Estoy en condiciones de seguir regalando mucho dinero hasta el día de mi muerte”.

“Realmente consideré regalarlo todo en algún momento de mis 20 años y conozco personas que lo hicieron”, señaló antes de revelar que el miedo de no poder sobrevivir sin dinero le impidió donar su fortuna.

“Ahora me alegro de haberlo dado todo, porque mi dinero ha crecido. Ahora he regalado mucho más de lo que heredé. Y ahora soy mucho más inteligente. Lo que hubiera hecho en mis 20 años hubiera sido genial y agradable, pero ahora soy mucho más efectiva”.

También señaló que ahora disfruta de la buena ropa, de los buenos restaurantes y bebidas, pero que no invertiría en bienes raíces ni en vehículos privados y que prefiere destinar esos gastos a múltiples causas.

Abigail Disney nació en 1960 en Los Ángeles, California.

Obtuvo una licenciatura por Yale, una maestría en Stanford y un doctorado en Columbia, en la entrevista resaltó tiene la si las universidades la aceptaron por su apellido o por sus capacidades.

"He pasado mucho tiempo esforzándome por conseguir títulos de posgrado que me hagan sentir que soy válida. Pero esos sentimientos comenzaron a desaparecer", agregó.

Su pasión por el cine la llevó a ganar un Emmy por The Armour of Light de 2015, una película sobre la violencia de las armas en Estados Unidos. Demás ha levantado la voz a favor del feminismo.