México.-El panorama jurídico del futbolista del Club América, Renato Ibarra, preso en el reclusorio Oriente por golpear a su esposa, tiende a complicarse, pues quién era su abogada, Paloma Taracena, renunció al equipo de defensa legal.

La penalista argumentó que deja el caso por “razones de género”, ya que la Fiscalía General de Justicia (FGJ) de Ciudad de México imputa al jugador ecuatoriano los delitos de feminicidio en grado de tentativa, intento de aborto y violencia familiar.

En entrevista, el abogado Julio Delgado, informó que continuará con la representación legal de Ibarra, por lo que prepara la estrategia para la continuación de audiencia de vinculación a proceso. “Es correcta la información, Paloma se separó del caso y a mí no me han revocado de la defensa, por lo que continuaré con mi cliente, presentando pruebas de que las cosas no sucedieron como argumenta la fiscalía”, puntualizó.

El jueves próximo se llevará la audiencia en la que una juez determinará si Renato Ibarra es vinculado a proceso o queda en libertad. Uno de los delitos que enfrenta, feminicidio en grado de tentativa, es considerado grave por la legislación penal, por lo que de ser procesado el futbolista seguirá en reclusión ya que ese ilícito está contemplado con carácter de prisión preventiva oficiosa.


Nota original de "Milenio"