Londres,The Guardian.-Bares y restaurantes de Inglaterra reabrieron el sábado por la noche en una de las medidas más cuestionadas tomadas por el primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, como parte de la desescalada de la cuarentena por el coronavirus en el país.

Imágenes en redes sociales y medios de comunicación dieron cuenta de la abrumadora muchedumbre que se reunió en los centros nocturnos de todo Inglaterra, principalmente en Londres. En Escocia, Gales e Irlanda del Norte los bares y pubs permanecen cerrados.

Y aunque el propio Johnson hizo en la víspera un llamado a la responsabilidad y moderación de los ciudadanos, solo en el barrio del Soho, en Londres, las calles estaban llenas, con estimaciones de entre unas 2.000 a 3.000 personas en las calles, informó el diario español AS. "Y la fiesta hizo que el uso del barbijo pasara a un segundo plano y se olvidara la distancia social recomendada" para protegerse del coronavirus, agregó el medio.

El principal sindicato policial inglés reconoció este domingo de los riesgos de haber abierto los bares y pubs este sábado a pesar de la necesidad de respetar la distancia social para evitar contagios por el Covid-19.

"Está tan claro como el agua que los borrachos no respetan la distancia social", afirmó el presidente de la Federación de la Policía, John Apter, en declaraciones recogidas por el periódico inglés The Guardian.

En un bar del norte de Londres, Andrew Slawinski, de 54 años, degusta su primera pinta en tres meses. Es "magnífico", dice. "¡Es cono ganar la Premier League!".

El propio Apter relató que en su turno de guardia en Southampton pudo ver "hombres desnudos, borrachos contentos, borrachos enfadados, peleas y más borrachos enfadados".

"Fue una noche ajetreada, pero el personal la superó. Sé de otras zonas de Londres en las que incluso hubo agresiones a policías", explicó Apter.

Se espera que la reapertura de pubs y bares en Inglaterra atraiga a 6,5 millones de personas durante el fin de semana, según el círculo de reflexión CEBR. Pero de aquí a fin de año, la British Beer and Pub Association teme el cierre de 40% de los pubs, es decir unos 18.000 establecimientos incapaces de recuperarse de la crisis.

En tanto, el coronavirus, que causó la muerte de 44.000 personas en Reino Unido, el peor balance de Europa, está lejos de ser derrotado en Reino Unido y recobró vigor en Leicester, obligando a las autoridades a reconfinar una zona de 600.000 habitantes.