México. Notimex.- El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, celebró que las elecciones del domingo pasado hayan transcurrido de manera limpia y libre, porque no intervino el gobierno: "Nadie fue acarreado, a lo mejor por eso hubo poca participación", afirmó.

El mandatario aseguró que no hablará de los resultados en las elecciones, aunque reconoció que hubo un alto abstencionismo, pero dijo desconocer la razón de ello.

En todo caso, expuso en la conferencia de prensa mañanera en el Salón Tesorería de Palacio Nacional, todos los ciudadanos somos libres y si no les gustaron los candidatos o los partidos, pues no participaron.

Se trata de una evidencia de la libertad que se goza hoy en día, aunque tal vez los partidos o los candidatos no consiguieron levantar el interés de la mayoría de los ciudadanos.

Incluso, no descartó que el abstencionismo se haya debido a que se trató de elecciones intermedias las cuales los ciudadanos no consideraron muy importantes, a pesar de que en Puebla y en Baja California se eligieron gobernadores.

Tampoco desestimó la eventualidad de discutir el tema de la segunda vuelta electoral para darle mayor legitimidad a los triunfos de quienes resulten electos en los comicios de todos tipos, si bien en este caso: "Lo que rescato de la jornada del domingo, es que no hubo fraude, eso es lo más importante", insistió.

En ese sentido, prefirió no opinar sobre los virtuales triunfos de los candidatos de Morena a las gubernaturas de Puebla y de Baja California porque, insistió, lo fundamental es que se trató de elecciones limpias y libres, donde los ciudadanos no fueron acarreados, pues antes iban a las urnas (por lo menos en algún porcentaje) porque se les condicionaban los apoyos de los programas sociales.