#A sangre fría

Abuela lleva 5 años buscando a hija y nieto desaparecidos en Iztapalapa

Doña Ernestina sigue la búsqueda de sus familiares, acusa nulo apoyo de autoridades capitalinas; señala que en CAPEA perdieron la ficha de búsqueda.

Por Redacción, 2019-07-09 11:40

México.-María del Rocío Eufracio Pantiga y su hijo Yeshua Eufracio Pantiga, de 7 años, fueron vistos por última vez el 6 de agosto de 2014. Doña Ernestina, madre de Rocío, los dejó solos en casa alrededor de la una de la tarde, ese miércoles.

Tres horas después, cuando la mujer de 75 años regresó a su domicilio de Cerrada de Hualquila, Barrio Santa Bárbara, en la alcaldía Iztapalapa, ni lamadre, ni el hijo estaban en casa.

SE ESFUMAN. Doña Ernestina no sabe qué ropa llevaba su hija cuando desapareció y no recuerda cómo estaba vestido su nieto ese día. Lo único que la mujer afirma es que ese día, antes de que ella saliera de la casa, Rocío vestía un pantalón color negro y blusa de manga rosa.

“Estaban normal. Mi nieto jugaba con pelotas o muñecos cuando yo me iba. Me extraña que se fueran porque siempre salíamos juntos. Ese día se me hizo raro que salieran sin mí”, comenta Ernestina.

PAREJA ERA VIOLENTO. Hace siete años, Rocío regresó a vivir con su mamá. Aunque a su hija no le gustaba compartir datos de su vida, alguna vez le dijo que el padre de Yeshua, gerente de un restaurante de sushi donde ella trabajaba como mesera, era muy violento y que en ocasiones la golpeaba. Ernestina supone que por eso su hija decidió abandonarlo.

Rocío, mujer de 49 años, de complexión delgada, blanca, pelo lacio y castaño claro, cejas escasas y nariz recta, estudió piano en una escuela de música en Xalapa, Veracruz. Se fue al puerto cuando tenía 16 años y su mamá iba a visitarla cada ocho días. Cuando vino a la Ciudad de México conoció a este hombre y vivió un tiempo con él.

ACABA CONTACTO. El día que se mudó con su mamá, teniendo tres meses de embarazo de Yeshua, Rocío traía un golpe en la nariz que dijo sufrió por “un enfrenón en la micro”. Ernestina no le creyó y supuso que fue un golpe que el padre del niño le había dado.

Fuera de eso, en los siete años que ambas vivieron juntas no se dijo nada más al respecto. Ernestina afirma que el padre del niño no tenía contacto con su hija, quien en últimas fechas trabajaba como maestra de música, dando clases particulares. “Es una mujer retraída, seria, muy culta, le gusta leer libros”, comenta su madre.

Ese día, al ver que ni su hija, ni su nieto volvían, Ernestina fue al Centro de Apoyo a Personas Extraviadas y Ausentes en la colonia Doctores y levantó una denuncia por desaparición. “Me dieron una lista para que yo buscara en los Semefos y fui a varios lugares, pero nada”.

PIERDEN FICHA. En CAPEA primero le pidieron ir cada ocho días a verificar si había noticia de su hija, después le pidieron ir cada quince. “Luego me decían que mejor fuera cada mes, cada seis meses y un día me dijeron que no existía ninguna ficha o denuncia de desaparición de mi hija. La perdieron y me tomaron otra vez todos los datos. Tuve que volver a hacerla”.

ESTANCADO Y SIN INVESTIGACIÓN. En diciembre de 2018, se le informó a Ernestina que ya no la iban a atender ahí, que el caso de su hija había sido turnado a la Fiscalía Especializada en la Búsqueda, Localización e Investigación de Personas Desaparecidas, donde el caso está estancado.

Ernestina dice que ningún policía de investigación acudió al domicilio donde vivía con su hija para recabar datos.

Tampoco hubo entrevistas con vecinos que pudieron ver algo. La desaparición de Rocío y su hijo ha pasado inadvertida para las autoridades en las que Ernestina ha dejado de confiar.

Hasta hoy, la mujer sigue buscando a su familia: “La extraño mucho y me preocupa mucho la seguridad de ella y de mi nieto. A pesar de las precariedades con las que vivimos, nada les faltaba. Me gustaría que volvieran a casa o que, por lo menos, me digan en dónde están, si están bien. Imagínense mi angustia de saber si les pasó algo”.

#A sangre fría

Criminales han desplazado a 380 mil mexicanos en una década

Dicho desplazamiento forzado de personas, causado por la violencia del crimen organizado es una estimación, y se considera que estas cifras estén “muy por debajo del número real”.

Por Redacción, 2019-07-23 16:25

México.- La violencia del crimen organizado en México habría desplazado a 380 mil personas en 10 años, dijo la directora del Centro de Monitoreo de Desplazamientos Internos (IDMC), Alexandra Bilak, en una reunión encabezada por la titular de la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación, Rocío González Higuera.

Señaló que dicho desplazamiento forzado de personas, causado por la violencia del crimen organizado es una estimación, y se considera que estas cifras estén “muy por debajo del número real”.

Precisó que la estimación corresponde al decenio de 2009 a 2018.

El monitoreo del desplazamiento forzado interno, por diversas causas –incluso conflictos y desastres naturales, por ejemplo– está incompleto, dijo.

Constituye un avance el hecho de que el gobierno mexicano reconozca la existencia del problema, expuso Bilak ante representantes de dependencias federales con quienes se reunió para analizar la problemática de los desplazados forzados en México.

Bilak realizará una visita en Chiapas para conocer la problemática de los grupos desplazados, junto con un grupo de funcionarios, encabezados por Rocío González Higuera.

#A sangre fría

Cámaras de seguridad captan momento en que mataron a cirujano en Acapulco

A través de las redes sociales se filtró un video del asesinato del reconocido cirujano plástico Julio César Ramírez Pedrote, quien fue ultimado a balazos en la calle Río Lerma de la colonia Hogar Moderno del puerto.

Por Redacción, 2019-07-23 14:15

México.-Al filo de la media noche del pasado viernes 19 de junio, el cirujano plástico Julio César Ramírez Pedrote, fue asesinado por sicarios, en la colonia Hogar moderno, en Acapulco, Guerrero.

En un video que circula en redes se puede observar como el médico de 46 años desciende de una camioneta blanca, al parecer baja algo de la parte trasera, cuando una motocicleta con dos sujetos abordo se acercan por la parte de atrás.

De inmediato, sin mediar palabra, le dispararon por varias ocasiones. Se puede ver como el hombre trata de defenderse, pero finalmente queda tendido.

Incluso, uno de los asesinos se introduce al interior del vehículo para extraer algo, pero finalmente escapan.

La Fiscalía del Estado de Guerrero ya abrió una carpeta de investigación; sin embargo, hasta el momento se desconoce el móvil del ataque y tampoco han sido detenidos los homicidas del médico.

El ambiente de diversión en el negocio Mr. Bar, ubicado en la avenida Costera Miguel Alemán, Acapulco, Guerrero, se vio interrumpido por un grupo armado que ingresó y mató a balazos a cinco personas e hirió a cino más.

La masacre ocurrió en plena zona turística, al rededor de las 07:00 horas del pasado domingo.

Según un reporte del ministerio público de la entidad, las personas privadas de la vida y lesionadas son todas radicadas en Acapulco. En el lugar de los hechos, fueron asegurados 21 casquillos percutidos calibre 9 mm y calibre 45.

La Fiscalía General del Estado de Guerrero, aseguró que el ataque derivó de una disputa entre integrantes de dos grupos de la delincuencia organizada.

El testigo de uno de los presuntos homicidas de nombre Uriel «N», reveló pertenecer a la banda dirigida por «El Toto» y «El Sai», que se dedican a extorsionar.

Según el fiscal Jorge Zuriel de los Santos, los agredidos formaban parte de la banda de extorsionadores dirigida por «El 20», quien está bajo proceso judicial tras su detención por parte de elementos de seguridad.

Las víctimas se reunían frecuentemente en ese bar, donde se coordinaban para el cobro de coutas y recabarlas de manera diaria. Éstos, se encargaban de las extorsiones en antros y restaurantes de la avenida Costera Miguel Alemán.

Hasta el momento, el único detenido por los hechos ha sido Uriel «N», quien salió positivo en la prueba de rodizonato de sodio, por lo que se comprobó que realizó disparos.

De acuerdo a fuentes extraoficiales, los encargados de «Mr. Bar» facilitaron el ingreso del grupo armado que agredió a tiros a sus rivales.

En otro hecho, en la zona Diamante de Acapulco, un grupo armado baleó el restaurante Kookaburra, que pertenece a la titular del DIF Guerrero, Verónica Escobar.

La balacera, que se suscitó el pasado 20 de julio, no dejó muertos ni personas lesionadas.

En 2012, la actual dueña del establecimiento de comida, fungió como alcaldesa priista del puerto golpeado por la violencia.

Como parte de la seguridad en la costa de las playas Caleta y Caletilla, uno de los principales atractivos del puerto de Acapulco, elementos de la Marina fueron desplegados para resguardar a los turístas. La ocupación hotelera se encuentra en un 63 por ciento en este inicio de semana.

#A sangre fría

Asesinan a taxista en atentado contra sacerdote de Tlapa en Morelos

Juvenal Candia Mosso se trasladaba en el taxi cuando “sufrieron un atentado, en el que perdió la vida al chófer y él está herido de gravedad”.

Por Luis Jijón León, 2019-07-23 13:46

El sacerdote de la Diócesis de Tlapa en la región La Montaña, Juvenal Candia Mosso, fue herido de bala anoche en Cuernavaca, Morelos, tras un ataque al taxi en el que viajaba. El chofer del vehículo murió.

En un breve comunicado la Arquidiócesis de Acapulco informó que el padre Juvenal Candia asistió a Cuernavaca al encuentro Nacional de Pastoral Penitenciaria y se trasladaba en el taxi a su lugar de descanso “sufrieron un atentado, en el que perdió la vida al chófer y él está herido de gravedad”.

El ataque se registró en la calle del Arrastradero, frente al seminario de San José, del poblado de Chamilpa. El sacerdote habría recibido dos balazos, uno de ellos en el pulmón y su estado de salud se reporta grave. El taxista murió en el lugar.

“Como parte de la Provincia Eclesiástica de Acapulco, elevemos nuestras oraciones a Dios nuestro Señor por la Salud y pronta recuperación del padre Juvenal Candia Mosso. Pidamos al Señor por su pronta recuperación y cese la violencia en el país”, pidió la Arquidiócesis.