México.-Irene O’Shea, una centenaria originaria de Australia se convirtió en la persona más anciana en saltar desde un avión con paracaídas.

Esta agradable mujer vive en la ciudad de Adelaide, y rompió el récord mundial a la edad exacta de 102 años y 194 días, superando por 21 días al pasado poseedor del récord, el estadounidense Kenny Meyer.

La abuelita que claramente no le tiene miedo a nada, ya había saltado de un avión hace dos años, para celebrar su cumpleaños número 100. El salto histórico con el que rompió el récord fue realizado a casi 4,000 metros sobre el nivel del mar en Langhorne Creek, una pequeña ciudad en el sur de Australia.

Esta tremenda hazaña se realizó por una buena causa, Irene quiere concientizar sobre los problemas de las enfermedades neurodegenerativas y así recaudar fondos para la investigación.

Ella misma se vio afectada por este tipo de enfermedades, ya que hace diez años, su hija falleció como resultado de una enfermedad neurodegenerativa. Esta increíble abuelita logró recaudar casi $5,000 dólares que luego donó a la Motor Neurone Disease Association.

Aunque alcanzó una velocidad superior a 200 km/h en caída libre, lo más sorprendente es que Irene nos demuestra que la vida se disfruta a cada instante.