Guerrero.- El alcalde Antonio Gaspar Beltrán aseguró que su gobierno está preparado ante una posible incursión a la capital de un segundo grupo delictivo, como advirtió el obispo de la Diócesis de Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza.

Como se recordará, el lunes pasado el prelado aseguró que una nueva célula criminal proveniente de los límites de Guerrero y Puebla pretende entrar para disputarse el control del trasiego de la droga en Chilpancingo.

"Posiblemente viene atrás otro grupo también, al que deben tenerle mucho cuidado. ¿Para qué queremos un grupo más, para causar problemas? Pues no. Y todavía hay que contener a los que vienen por el rumbo de Michoacán", dijo.

Al respecto, el primer edil dijo ser respetuoso de las opiniones del obispo, pero que él no cuenta con información precisa sobre esta posible incursión.

No obstante, dijo que "estaremos atentos y sobre todo cumpliendo con nuestro compromiso de darle seguridad al pueblo de Chilpancingo. Hoy Chilpancingo, comparativamente al año de 2018 cuando nosotros llegamos, ha incrementando su nivel de seguridad en más de un 50 por ciento".

Aseguró: "queremos decirle al pueblo de Chilpancingo que estamos trabajando juntos y preparados para cualquier contingencia".