Acapulco, Guerrero.- La presidenta de Acapulco, Adela Román Ocampo propuso que la población que no acate las recomendaciones para salvaguardar la integridad y la salud de los demás, serán arrestados por no respetar los acuerdos de seguridad y bienestar.

Para dar seguimiento a las estrategias prioritarias por la contingencia sanitaria en la fase tres por el nuevo coronavirus, la presidenta municipal Adela Román Ocampo participó con el gobernador del estado, Héctor Astudillo Flores, en la sesión diaria de la Mesa Estatal para la Construcción de la Paz.

Durante la sesión realizada en la Novena Región Militar, autoridades de gobierno acordaron que establecimientos que no vendan artículos de primera necesidad, deberán permanecer cerrados con el fin de no propagar el virus entre la ciudadanía.

Román Ocampo reiteró el llamado a los acapulqueños para coadyuvar a evitar los contagios por la pandemia y “quedarse en casa”, así como cumplir con la sana distancia y medidas de higiene personal.