Acapulco, Guerrero.- La presidenta de Acapulco, Adela Román Ocampo, dijo que no ha sido fácil sanear la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de Acapulco, pero, a pesar de las dificultades, desde su administración se tiene en la ciudad un cuerpo de seguridad más confiable.

Hoy por la mañana el comandante de la octava región naval, Francisco Lima López, señaló que a la Marina tiene desconfianza de trabajar en coordinación con agentes municipales, ya que aún no han aprobado sus exámenes de control y confianza 500 policías.

"Bueno abra que investigar no lo tengo yo, creo que el dato preciso lo debe dar el secretario de Seguridad; no ha sido fácil lograr la limpia completa en Seguridad Pública", indicó la alcaldesa.

En entrevista, Román Ocampo consideró que desde el inicio de su gestión han podido sanearse paulatinamente los cuerpos policiacos.

"Yo creo que de octubre a la fecha tenemos un cuerpo de seguridad más confiable, tan es así que han disminuido en gran medida las extorsiones a las que estaban acostumbrados los agentes de seguridad y, claro, han habido quejas, pero se le pide a la sociedad que denuncie", expresó la alcaldesa.

Asimismo, la presidenta municipal señaló que espera lograr la certificación de toda la corporación municipal y aclaró que quienes no pasan los controles de seguridad y confianza se dan de baja sin ningún recurso y se les pone a disposición del Consejo de Honor y Justicia del Ayuntamiento.

Cuestionada sobre el por qué no liquidan a los policías con presuntos nexos con el crimen organizado, Román Ocampo manifestó que sobre esta situación tendrá que hablar con la síndica procuradora quien tiene bastantes agentes  de seguridad puestos a su disposición.

Interrogada sobre el porque el secretario de Seguridad Pública, Gerardo Rosas Azamar no se ha presentado desde hace dos meses a cabildo, la presidenta negó que el funcionario no esté cumpliendo con su fusión e informó que la sindica procuradora, Leticia Castro Ortiz, está solicitando el proyecto de trabajo del secretario que será presentado la próxima semana en un cabildo cerrado para no dar a conocer las estrategias en materia de seguridad.