Acapulco, Guerrero.- El síndico de Morena en Acapulco, Javier Solorio Almazán pidió al gobierno municipal aplicar el presupuesto de 15 millones de pesos que el Cabildo aprobó para apoyar con microcréditos a personas que trabajan en la franja de playa para que puedan tener un empujón económico, por mínimo que sea, en este nuevo recomienzo a partir de la reapertura anunciada.

En su tradicional conferencia de los miércoles que comparte a través de redes sociales, Javier Solorio recordó que el presupuesto de egresos de Acapulco se aprobó el 28 de abril y que la Comisión de Hacienda dispuso el uso de 105 millones de pesos para atender los efectos sociales de la pandemia, así como 12 millones de pesos para la compra de semillas mejoradas y 15 millones para microcréditos.

Refirió que los 15 millones de pesos para microcréditos fueron enfocados para apoyar a personas prestadores de servicios de la franja de playa, como meseros, ambulantes, y turisteros.

Dijo que los apoyos podrían ser de 3 mil pesos que no es mucho pero que con eso podrían refaccionarse para un nuevo recomienzo, porque indicó que regresar a la normalidad no significa que ya en automático se va a recuperar la economía del puerto.

El síndico morenista hizo un llamado para que se hagan efectivos estos préstamos que ya se consideraron en el presupuesto de egresos que es un documento normativo.

De acuerdo al presupuesto de egresos de Acapulco, los 15 millones de pesos para microcréditos fueron etiquetados para que la presidencia municipal los aplique, y corresponde a los ciudadanos que lo requieran hacerlo válido ese presupuesto.

Indicó que el regreso a la normalidad, por sí solo sin nuevos mecanismos o nuevas formas de cómo salir adelante, se encamina a un desastre o a una crisis económica mayor.

También advirtió que si este regreso a la normalidad no se hace planeado y respetando las medidas sanitarias, la segunda oleada de contagios “pudiera ser la más fuerte en términos de infectados y de vidas”.

Por otra parte, Javier Solorio recordó que existe un proceso de adjudicación directa por casi 24 millones de pesos del Programa de Fortalecimiento para la Seguridad (Fortaseg) en el que como mínimo deben participar tres proveedores.

Explicó que la adjudicación es para la adquisición de cascos balísticos, uniformes y chalecos antibalas para los agentes de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal.

Enfatizó que hasta la fecha no se ha llevado la segunda reunión del Comité de Adquisiciones para saber qué empresas participaron y quienes presentaron cotizaciones.

Advirtió que estará vigilante que el recurso destinado a la seguridad pública se use de forma adecuada.

“El municipio de Acapulco no está para estar entregando contratos solo a los amigos y conocidos, se tienen que entregar los contratos a las comercializadoras que mejor convengan (al municipio) en sentido de economía después de un estudio de mercado”.

Dijo que se debe regresar el honor a la Secretaría de Seguridad Pública “que tan lastimada a estado durante muchos trienios”.

Refirió que hay policías que son padres de familia y se preocupan por Acapulco y la gran mayoría son buenos elementos, no se vale hacer negocio con el Fortaseg en Acapulco, reiteró.

Afirmó que sobre este tema “estaré vigilante para que no se lleven a cabo estas malas prácticas en Acapulco y que la gente sepa que valió la pena votar por algo diferente”.

Javier Solorio también se refirió en su conferencia a los problemas de Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Acapulco (Capama), específicamente a las aguas negras que según se descargaron en la bahía como circuló en un video la semana pasada.

Dijo que el consejo de administración de esa paramunicipal no funciona, y tiene que reorganizarse. Afirmó que no se trata de culpar al director de Capama sino de que el Consejo no funciona, aunado al descontrol de la densidad poblacional en el área de Costa Azul donde se suscitó este problema.

“Hay mucha densidad poblacional en Costa Azul, muchos de los drenajes están destruidos y vierten el agua hacia las cuencas y las plantas tratadoras no dan abasto”.

Indicó que este problema se agrava porque también los constructores han violado el reglamento de construcción, además de que se tiene que renovar el drenaje en Costa Azul, y Puerto Marqués.