Acapulco, Guerrero.- Pese a que la ley fiscal señala que el primero de mayo es el inicio de las declaraciones patrimoniales de los funcionarios de gobierno que hacen uso de recursos públicos, los procedimientos tendrán un retraso hasta el 30 de mayo debido a la disposición de salud que hay por el Covid-19.

El titular del órgano de control interno del municipio, Francisco Torres Valdés, dijo que a la declaración patrimonial, serán sometidos desde la presidenta Adela Román Ocampo, hasta secretarios, directores y jefes de departamentos que hacen uso de recursos que son del erario público.

"La ley es clara y dice que se tiene que iniciar con la declaración el día primero de mayo, pero hay un disposición de salud, por el Covid-19, y es de riesgo mover a todos los trabajadores a cada una de las dependencias, en estos momentos en qué hay riesgo de contagió", aseguró.

Añadió que la ley determina sanciones, si no se da entrada a las declaraciones dentro de los términos que marca, pero por ser situación de emergencia, se puede tener una excepción para el ayuntamiento de Acapulco.

Indicó que en Acapulco, hay más de 300 dependencias de gobierno donde sus titulares por obligación tendrán que declarar sobre sus patrimonios y sus ingresos que tienen como funcionarios.

Asimismo señaló que también estarán obligados a declarar los 20 ediles que forman el cabildo, así como los elementos de seguridad pública.