El alcalde Evodio Velázquez Aguirre aseguró que no es necesario un cerco extremo para prevenir la influenza tipo H1N1 en Acapulco porque el virus en el municipio está controlado y que se han tendido los protocolos para evitar una “situación lamentable” en escuelas, restaurantes y terminales.

Este domingo el secretario de Salud, Carlos de la Peña Pintos, informó que en Acapulco hasta el momento se han detectado 10 casos de influenza entre ellos niños, mujeres y personas de la tercera edad. Y este día consultado tras asistir a un evento público en este puerto, el presidente municipal aseguró que se han tomado “todas las previsiones más allá de las especulaciones” y que se habla con todas la escuelas particulares y públicas para tomar medidas al respecto.

Insistió en que hay protocolos que se echarán a andar en las terminales de autobuses, hoteles y restaurantes para prevenir el contagio del virus, lo que impedirá que la gente se alarme; pidió que los medios de comunicación informen que se está previniendo para que no haya “alarmas ni lamentaciones”.

“Hay un ejército importante de trabajadores de la salud haciendo las brigadas en todo el municipio para que no tengamos problemas”, aseguró.

En el tema de la seguridad justificó que 80 por ciento de las muertes violentas cometidas en el puerto se debe a que existe “un pleito territorial del crimen organizado y así es como estamos redoblando esfuerzos”.

Y ante la pregunta de si el operativo del Ejército en las playas está fallando, declaró: “no quiero pensarlo así, aprecio la presencia del Ejército. Hay estrategias que se tienen que fortalecer junto con el Grupo de Coordinación Guerrero. Estamos caminando hacia el Mando único, una decisión que hemos tomado como municipio”, recordó.