Ciudad de México.- Las acciones de Televisa cayeron a un mínimo de 68.26 pesos por unidad, su peor precio intradía en más de cuatro años. Los títulos de la emisora listada en el Índice de Precios y Cotizaciones (S&P/BMV IPC) perdieron poco más de 20 por ciento en lo que va del año.

La compañía propiedad de Emilio Azcárraca Jean inició la racha de números rojos impactada por sus resultados del tercer trimestre a finales de octubre, en el que se evidenció una debilidad en sus ventas, este viernes cumula su quinta pérdida semanal.

Desde el 27 de octubre pasado, cuando el mercado asimiló el reporte financiero, la televisora ha reportado 16 sesiones de pérdidas frente a tres de ganancias, por lo que sus acciones han caído en torno a 20 por ciento.

De acuerdo con Marco Medina, analista de Casa de Bolsa Ve por Más, los inversionistas tiene menor interés por las acciones de la compañía, porque esperan ver resultados en sus estrategias para incrementar sus ingresos.

El pasado 26 de octubre, Televisa informó que Azcárraga Jean dejará el cargo de director General de Grupo, puesto en el que ha estado durante más de 20 años. La salida del empresario se da en un momento decisivo para Televisa, tras cambios relevantes en su plataforma de contenidos y en el entorno operativo para los negocios de cable y sky. Los inversionistas tendrían una guía sobre la evolución de la mayor productora de contenidos de habla hispana en febrero de 2018, cuando publicará su reporte financiero del cuarto trimestre.

Sin embargo, sus resultados del tercer trimestre aunados a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y el proceso electoral de 2018, dos acontecimientos que causarán incertidumbre en el mercado, le restan atractivo a las acciones de la empresa.

Las acciones de Televisa tienen una recomendación de venta por parte del consenso que recoge FactSet, con un precio objetivo de 95.82 pesos en los próximos 12 meses; es decir, su potencial alcista superior a 38 por ciento.

TELEVISA NO EVOLUCIONÓ Y PERDIÓ: NYT

Después de 20 años de liderar la que fue la mayor cadena de televisión en español, Emilio Azcárraga Jean dejó el puesto de director ejecutivo de Grupo Televisa, el 26 de octubre, abandonando la empresas sumida en una crisis financiera y, además, rezagada, pues fue incapaz de adoptar cambios y subirse a las vanguardias, afirma este sábado The New York Times.

Tras conocerse la noticia de la salida de Azcárraga Jean –el tercero de esa familia en comandar el que fue el sistema de televisión más grande en español–, la empresa reportó al mercado de valores una caída en sus ventas en publicidad, de canales, de programas y licencias y en la utilidad del segmento operativo durante el tercer trimestre de 2017.

Junto a estas cifras rojas, las especulaciones sobre su salida no se hicieron esperar.

El 28 de cotubre, el periódico de la Gran Manzana destaca que una razón por las que Emilio Azcárraga salió de la dirección de la compañía es que el empresario no apostó por evolucionar su contenido.

El texto de NYT planteó que Azcárraga dejó su puesto en un momento en el que las audiencias de México y el mundo se fragmentan, y aunque el empresario comenzaba a experimentar con nuevos estilos de programación, las caídas en las calificaciones del país y Estados Unidos ya eran un hecho.

“Televisa se colocó en el gusto del televidente mundialmente a través de sus melodramas y programas que fueron aplaudidos en las década de 1990, lo que le ganó vender sus productos en decenas de países. Sin embargo, indica el periódico, “Azcárraga hizo poco para cambiar la fórmula de programación de Televisa”.

No obstante, la publicación destaca que en lo que sí trabajo a tiempo fue en la televisión por cable y satelital en México. Un esfuerzo que podría crecer, pues la televisora genera 50 por ciento de sus ingresos a través de este servicio que controla cerca de dos tercios del mercado mexicano, cifra en diario.

Pero el negocio principal y que diera frutos durante años como sus famosas telenovelas han ido en picada.