México.- Ante la posibilidad de que Guatemala se convierta en un tercer país seguro para los migrantes, organismos civiles y empresariales de la nación consideraron que el gobierno del presidente Jimmy Morales debería negociar con Estados Unidos un acuerdo que beneficie a los guatemaltecos.

La Red Nacional de Protección de Guatemala (RNP), que aglutina a diversas organizaciones proinmigrantes, señaló que el gobierno debería poner sobre la mesa de negociación una propuesta de inversión millonaria por parte de Estados Unidos para sacar de la pobreza a miles de guatemaltecos, la principal causa de la migración.

Morales debe negociar un acuerdo que beneficie a los guatemaltecos y a las personas que van a solicitar protección, consideró el director de la Casa Migrante, Mauro Verzeletti.

Consideró que una inversión multimillonaria de Estados Unidos en la región para contener la migración debería enfocarse en los más pobres, de acuerdo con el diario local Prensa Libre.

Para el secretario ejecutivo de Pastoral de Movilidad Humana, Juan Luis Carbajal, el país no tiene la capacidad ni las condiciones para ofrecerse como un tercer país seguro.

Reveló que el Estado guatemalteco ni siquiera ha sido capaz de resolver cerca de 390 solicitudes de asilo, en especial de hondureños, que desde el año pasado han buscado la protección de Guatemala, lo que ha obligado a los migrantes a abandonar el proceso.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Migración (INM), en 2018 sólo se aprobaron 20 solicitudes y este año no se ha avalado ninguna.

"Así que no nos vengan con que ahora quieren presentarse como un país que puede recibir solicitudes y garantizar bienestar en Guatemala, eso es mentira”, enfatizó Carbajal.

El martes pasado, el Ministerio de Gobernación señaló que Guatemala y Estados Unidos analizan la posibilidad de que esta nación se convierta en un tercer país seguro en apoyo a la política migratoria de Donald Trump, lo que implicaría que los migrantes de El Salvador y Honduras permanezcan en territorio guatemalteco mientras Washington decide si les concede el asilo.