El diputado local por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), Sebastián de la Rosa Peláez ratificó su renuncia como coordinador de la fracción de su partido, acusando que un grupo de diputados utilizan el cargo para “servirse a ellos mismos” y no para trabajar por el bien común.

En conferencia de prensa en un hotel del puerto de Acapulco, y frente a dirigentes y militantes del partido del sol azteca, el ahora ex coordinador de la bancada del PRD en el Congreso de Guerrero leyó un comunicado, en el que confirmó que su renuncia es porque "existe opacidad en el ejercicio de la administración pública".

De la Rosa Peláez llamó a las dirigencias municipal, estatal y nacional del PRD para que asuman su responsabilidad.

Sin embargo, y pese a los cuestionamientos de la prensa, el diputado local no reveló los nombres de sus compañeros de bancada a los que acusó de gozar de supuestos beneficios personales.

"No será a los medios si no a la dirigencia a quien informaré. No es un asunto de corrientes. Estoy elaborando un documento que entregaré a la fracción", adelantó.

Y sostuvo que no está dispuesto a “pagar culpas de otros”, sino que su renuncia es una decisión individual.

El legislador agregó que “guardar silencio” e incluso la “compra de votos”, fueron también motivos por los que renunció a su cargo.

Y colocó como ejemplos el voto en contra que hizo sobre el nombramiento del fiscal General del Estado, Javier Olea Peláez y de la Ley Orgánica de reelección del rector de la Universidad Autónoma de Guerrero, Javier Saldaña.

Por lo que insistió que diputados perredistas actuaron en esos temas por intereses personales.

"Votar por el fiscal que sólo se la lleva declarando, que ha detenido a no sé quién y que solamente para eso sirven. Advertimos que sería un error y será un error que le va a costar a Guerrero", apuntó.