Acapulco, Guerrero.- Luego de tres meses de confinamiento y pese a que aún el semáforo covid no ha cambiado de rojo a naranja, hoteles, restaurantes y negocios catalogados como 'no esenciales' reiniciaron sus actividades este dos de julio.

Ayer, el gobernador del estado, Héctor Astudillo Flores celebró que el subsecretario de Salud federal, Hugo López-Gatell le adelantara que Guerrero pasará a semáforo naranja a partir del próximo lunes, sin embargo locatarios de la ciudad se han adelantado a la fecha.

En esta llamada 'nueva normalidad', diversas tiendas departamentales ubicadas en el centro de la ciudad, controlan el acceso de sus clientes; solo pueden entrar máximo cinco personas que deben portar cubrebocas obligatorio y antes de ingresar les toman la temperatura a cada una.

Hasta ahora el acceso a playa sigue controlado por personal del gobierno estatal.

En entrevista, el director de desarrollo del deporte en Guerrero, Cristián Anuar Navarrete, encargado de supervisar el área de playa del Asta Bandera, informó que hoy fueron instalados 66 módulos sanitarios de vigilancia para evitar la aglomeración de personas, ya que hasta ahora está restringido a solo tres.

Asimismo, señaló que queda prohibido el ingreso de animales y la colocación del mobiliario de playas, así como la ingesta de alimentos y bebidas alcohólicas.