México.- Le rezaba a la Santa Muerte, adivinaba el futuro y leía las cartas a narcos y huachicoleros (traficantes de combustible), pero “la bruja”, como le decían sus vecinos, no pudo predecir la cruel forma en la que sería asesinada.

La mujer fue encontrada ejecutada junto con un hombre el 3 de mayo en su casa, en el barrio Las Margaritas, de Abasolo, en el estado de Guanajuato, de acuerdo con informes de la Fiscalía del Estado, le prestaba sus servicios a integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) de Nemesio Oseguera “El Mencho” y al Cártel de Santa Rosa de Lima de José Antonio Yépez Ortiz “El Marro”, ambos se disputan el tráfico de combustibles y de droga en la entidad.

Según medios locales, la víctima era conocida como “la bruja“ porque se dedicaba a la práctica de actividades paranormales y ofrecía “hechizos” de protección a integrantes del crimen organizado, principalmente al CJNG.

Informes las autoridades señalan que en la casa de “la bruja” también estaba el cadáver de un hombre que la ayudaba con sus rituales, los dos cuerpos yacían ante un altar adornado con elementos de brujería.

De acuerdo con testimonios de vecinos, el día que la asesinaron llegó un grupo de sicarios en tres camionetas e inmediatamente empezaron a disparar adentro de la vivienda.

Antes de irse, los sicarios saquearon la casa para aparentar un robo, sin embargo, no tocaron los altares ni las ofrendas que estaban dedicados a santos paganos como la Santa Muerte y Jesús Malverde, a quien se le considera el santo de los narcotraficantes, adornados con veladoras, vasos con agua, cartas, manzanas y un pequeño ángel de metal.