Todo comenzó el martes pasado cuando una pareja de nenes menores de edad se convirtió en padres. La nena de 13 años y el varón de 16. Ante la inminente llegada del bebé, los adolescentes alquilaron una habitación de un motel en Barcelona, España.

Allí dieron a luz al bebé, sin ningún tipo de ayuda médica, familiar, o de amigos. Tras el nacimiento del bebé el joven agarró a la criatura y se dirigió hasta el Río Besòs. Su intención era enterrarlo en las inmediaciones.

Pero cuando estaba a punto de hacerlo notó que otras personas -desconocidas- advertían lo que iba a hacer. Asustado, arrojó al bebé al Río. Los vecinos que vieron lo que había ocurrido dieron aviso a la Policía inmediatamente.

Mientras los jóvenes papás eran investigados y asistidos, la criatura era buscada con desesperación. Las expectativas de encontrarlo vivo eran prácticamente nulas. Finalmente, tal como se estimaba, los investigadores encontraron hoy al bebé, muerto.

Del operativo para encontrar al bebé arrojado al río por su padre participaron: los Mossos d’Esquadra, los Bomberos de la Generalitat, la Guardia Civil, la Policía Local y Salvamento Marítimo.

[caption id="attachment_373719" align="aligncenter" width="1055"]Buscan a bebé en un río 1055x402 Buscan a bebé en un río.[/caption]

De acuerdo a versiones oficiales, el bebé nació el lunes. Al otro día, los chicos salieron del motel donde se estaban alojando y comieron hamburguesas. La nena regresó a su casa, y el varón se quedó con el bebé.

A la criatura la trasladó en una maleta. Testigos señalaron que vieron cómo quería enterrar al bebé. Cuando un hombre lo interpeló fue que el joven se asustó y salió corriendo. Al irse, tiró al bebé al agua.

De allí entró a un bar y y denunció que lo habían robado. Más tarde su papá lo pasó a buscar y fueron a la Comisaría. Allí insistieron en que le habían robado la maleta. Finalmente, el chico se quebró y admitió lo ocurrido.