“Que dejen sus escritorios” piden trabajadores a directivos

En sillas de plástico, sin aire acondicionado, el plafón del techo a apunto de desprenderse y con sólo una secretaria es como se da servicio a las personas de la tercera edad en las oficinas del Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (INAPAM).

Las instalaciones se localizan en un pequeño espacio en el interior del parque Papagayo, en donde sólo hay una persona que trabaja con una vieja máquina de escribir, y en donde las paredes están humedecidas por filtraciones de agua.

Trabajadores y beneficiarios corren el riesgo de que el techo les pueda caer encima, porque el plafón se ha desprendido por partes por falta de mantenimiento.

En medio de esos daños de infraestructura, se da servicio a los ancianos, como reprochó Yolanda Radilla, quien acudió a solicitar su tarjeta del INAPAM.

Lamentó que el intenso calor de la oficina, y que aunque el servicio es bueno, las condiciones son “deplorables”.

“El servicio que ofrecen los trabajadores es muy bueno, de calidad pero es una lástima que a los trabajadores los tengan trabajando en estas condiciones tan deplorables donde el techo se está cayendo”.

“Hacen falta más detallitos, como es el aire acondicionado. Yo por unos minutos que estoy aquí siento mucho calor, ahora cómo sentirán los trabajadores, se necesita de alguien que inspeccione las instituciones porque si esta está así, cómo estarán las demás”, dijo Juan Jiménez Barrios.

También la beneficiaria Marbella Hernández calificó como bueno el servicio que brindan los empleados, y que le corresponde a las autoridades mejorar la infraestructura de las instituciones.

“Creo que el gobierno tiene  dinero para mejorar la calidad de la infraestructura de las instituciones. Creo que no es posible que existan estas instalaciones tan feas y tan sucias la verdad o las cambian o las mejoran, pero esto se ve muy mal”, reprochó.

Trabajadores lamentan el desinterés

Por su parte, Miguel Ángel Mendoza Carbajal, responsable de las afiliaciones del INAPAM, informó que ya solicitaron a la titular, Sandra Belkys Ocampo atender  esa situación, pues laboran bajo condicionesrealmente deplorables”.

También dijo que hace una semana sufrieron actos vandálicos, con el que se dejaron daños al sistema de cómputo y al papeleo.

Mendoza Carbajal reiteró el llamado a las autoridades estatales para que pongan más atención a esa institución.

“Espero que dejen un ratito sus escritorios y vengan a ver las oficinas en las condiciones deplorables en las que estamos trabajando, espero que hagan una supervisión de campo y chequen la realidad de esta institución donde se carece de todo".