El presidente de la Asociación de Hoteles y Empresas Turísticas de Acapulco (AHETA), Jorge Laurel González advirtió que el puerto se está convirtiendo en un puerto “de fines de semana”, que muy pocas veces rebasa el 40 por ciento de ocupación hotelera.

El representante de la industria hotelera advirtió que la situación de violencia que impera en Guerrero hace difícil mantener la inversión y la competitividad en el ámbito turístico.

Asimismo, recordó un informe del Instituto Mexicano para la Competitividad, de 2014, en el que Acapulco aparece en último lugar en el Índice de Ciudades Competitivas y Sustentables.

De hecho, aunque Laurel González no lo mencionó, el mismo informe en su versión de 2015 muestra a Acapulco en el penúltimo lugar de 78 ciudad evaluadas, sólo detrás de Mexicali.

Por ello, Jorge Laurel llamó a las autoridades municipales y estatales a mantener en pleno funcionamiento los servicios públicos que permitan dar una buena imagen al puerto.

Además, llamó a rescatar el turismo social, juvenil, religioso, rural y ecológico en todos los municipios del estado.

Este sábado se llevó a cabo la toma de protesta al consejo directivo 2015-2017 de AHETA, donde estuvieron presentes el alcalde de Acapulco, Evodio Velázquez, y el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores.

Ante ellos, Laurel González recalcó que ante los “embates de la violencia” es necesario atraer la inversión para museos, acuarios y otros atractivos para el puerto.

Finalmente pidió rescatar el Centro Internacional Acapulco (CIA) y pedir un fideicomiso turístico para generar más promoción de convenciones en el puerto.