México.- Aparte de cientos de quejas que se acumulan por el mal servicio y el abuso al no dar respuestas a las quejas, la aerolínea Volaris de la empresa Controladora Vuela Compañía de Aviación, S.A.B. de C.V., le roba a sus clientes en plena pandemia al amparo de la impunidad y complicidad de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) que tampoco atiende las quejas de los ciudadanos, ni realiza revisiones a esas compañías aéreas.

Para muestra de la corrupción, abuso y malos tratos de esta compañía de aviación está el caso de una familia que compró un boleto redondo hacia la ciudad de Mérida, el día primero de junio, la reservación quedó registrada con Código: G6BSUV.

Los afectados dijeron que el costo de ambos boletos era por 2 mil 808 pesos, pero que debido a un problema con el servicio electrónico de pagos, la empresa sólo cobró una parte de costo total, es decir, hizo un cargo a la tarjeta de estas personas por 2 mil 445, lo que amparo sólo uno de los viajes, con un costo de mil 404 pesos, pues el otro pasaje, el de regreso, fue cancelado.

No obstante, cuando pretendieron hacer la reclamación para que les devolvieran el monto cobrado de más, esto es: mil 041 pesos, no hubo nadie que se responsabilizara. Explican que llamaron varias veces al número de atención al cliente: 5511028000, donde sólo les dijeron que hicieran una reclamación en la página de la compañía, en el apartado que llaman “cuanta tu experiencia”.

Indican que ahí hicieron la siguiente reclamación dos veces:

“Por este medio quiero hacer una reclamación y solicitar me sea reintegrado un cargo por la cantidad de $1041 pesos que Volaris me cobró de más al pagar un vuelo con Código de reservación: G6BSUV que tuvo con fecha de Salida: martes, junio 2, 2020, con destino a la Ciudad de Mérida, saliendo de la Ciudad de México a las 10:14 AM: Y4 5756 Operado por Volaris Mexico.

El cargo que se hizo a mi tarjeta fue por la cantidad de $2445, como consta en el estado de cuanta que anexo. El costo del vuelo fue por la cantidad de $1404, como consta en las capturas que anexo. El cargo de más fue por la cantidad de $1041 pesos. El método de pago fue con una tarjeta de débito Mastercard. El código de reservación fue el siguiente: G6BSUV Por lo anterior, atentamente solicito me sea reintegrada la cantidad que me fue cobrada de más”.

El usuario defraudado indica que hasta tres veces reenvió este mensaje y las capturas de pantalla donde prueba el cobro indebido, pero nunca obtuvo respuesta alguna.

Ante la frustración, dice que acudió a la Profeco donde intentó contactar para presentar su queja, y luego de mucha insistencia, porque nadie contesta los teléfonos, por fin le respondieron para decirle que buscara un acuerdo con la empresa Volaris porque debido a la contingencia todos trabajan desde casa y no están atendiendo al cien por ciento.

Hasta el momento, las personas afectadas por este abuso dijeron que siguen enviando el mensaje de queja a Volaris, esperando que les contestes, pues ni la Profeco ni nadie obliga a estas empresas a dar atención inmediata a las quejas de los usuarios.