Guerrero.- Habitantes de la comunidad Atzingo, perteneciente al municipio Copalillo, afectados por una tormenta local que dejó daños en viviendas y que perdieron animales de corral al desbordarse una barranca, recibieron atención médica.

Ello a través de la Jurisdicción Sanitaria 02 de la Secretaría de Salud estatal, en la región norte del estado.

El secretario de Protección Civil del estado, Marco César Mayares Salvador, informó en entrevista que elementos del 27 Batallón de Infantería aplicaron de inmediato el Plan DN-III como apoyo a la población en las tareas de limpieza.

Las 15 viviendas que fueron azolvadas se ubican en una zona de alto riesgo y durante la tormenta, al introducirse el lodo, se perdieron electrodomésticos, así como maíz que recientemente les habían entregado.

Comentó que durante el desbordamiento de la barranca se perdieron animales de corral ubicados en un cauce pluvial, se los llevo la fuerte corriente.

A las 26 familias afectadas les entregaron láminas galvanizadas, cobertores, colchonetas, 106 despensas, 106 paquetes de limpieza, 106 de aseo personal y agua embotellada.

El funcionario estatal dijo que el municipio Copalillo tenía tres días de que había instalado su Comité Municipal de Protección Civil.

Mencionó que sólo faltan tres que aún no instalado su Comité Municipal de Protección Civil, y el riesgo de no hacerlo es que en caso de que ocurra una situación de desastre no podrán acudir a los recursos del Fondo Nacional de Desastre (Fonden) ni del Fondo Solidario de Contingencia (Fonsol).

Por su parte la Secretaría de Salud estatal en un comunicado informó que médicos de la Jurisdicción Sanitaria 02 en la Zona Norte brindaron atención médica a 180 habitantes y les otorgaron medicamentos.

Algunos habitantes presentaban problemas diarreicos y enfermedades respiratorias. Se distribuyeron 120 sobres de Vida Suero Oral y se entregaron 20 litros de cloro y cinco kilos de tabletas para desinfectar el agua.

La Secretaría de Salud se mantendrá alerta para atender a la población de Atzingo para evitar problemas epidemiológicos.

Notimex