México.- Afganistán celebra este sábado elecciones presidenciales en máxima alerta ante la amenaza del movimiento Talibán de boicotear el proceso electoral con violencia.

Afganistán celebra este sábado elecciones presidenciales en máxima alerta ante la amenaza del movimiento Talibán de boicotear el proceso electoral con violencia.

Los afganos comenzaron a votar este sábado desde muy temprano en muchas de las 34 provincias del país en la tercera elección presidencial después de la caída del régimen talibán en 2001, destacó la agencia TOLOnews.

El actual presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, y el primer ministro, Abdullah Abdullah, fueron de los primeros en votar.

Unos 9.6 millones de personas, el 34.5 por ciento mujeres, están llamados a votar en unos comicios vistos como una cita clave para el futuro del país, ya que se espera que el nuevo Ejecutivo deba lidiar con la salida de las tropas estadounidenses de Afganistán y con el proceso de paz.

Un total de 4 mil 928 centros electorales abrieron desde las 7:00 hora local (02:30 GMT). De acuerdo con TOLOnews, 445 centros de votación permanecerán cerrados durante la jornada electoral.

En total, 15 candidatos aspiran a ocupar el puesto de presidente y formar un nuevo Gobierno.

Entre ellos destaca el actual presidente, Ashraf Ghani, que busca un segundo mandato para continuar con su proyecto de lucha contra la corrupción y avanzar hacia la paz en un país en guerra desde hace 18 años.

Otros candidatos favoritos son el actual jefe del Ejecutivo, el exlíder de la resistencia antitalibán Abdullah Abdullah, y el antiguo "señor de la guerra" Gulbuddin Hekmatyar, conocido como el "carnicero de Kabul" por bombardear la capital en 1992 cuando trataba de controlarla, causando al menos un millar de muertos y 8.000 heridos.

Más de 72.000 miembros de las fuerzas de seguridad fueron desplegados en todo el país y otros 30.000 fueron puestos en alerta para garantizar la seguridad de los ciudadanos, según el Ministerio del Interior.

Los comicios ocurren en un momento en que las conversaciones entre los talibanes y los estadounidenses están en punto muerto, lo que aleja la perspectiva de un diálogo interafgano, entre el gobierno y los insurgentes, para alcanzar la paz.

Los centros de votación permanecerán abiertos hasta las 15:00 hora local del sábado (10:30 GMT).