Acapulco, Guerrero.- Javier Solorio Almazán, síndico de Acapulco, consideró que en la visita que hará Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, al puerto de Acapulco el próximo viernes, se le deben plantear los temas del agua y la reestructuración de la deuda pública del Ayuntamiento.

Solorio Almazán dijo que hay un abanico de temas para plantear a Andrés Manuel López Obrador, pero consideró que los más importantes son la reestructuración de la deuda del Ayuntamiento, ya que se “hizo de manera leonina” en la administración de Luis Walton Aburto, lo que obliga al Ayuntamiento a pagar cientos de millones de impuestos.

Refirió que en lugar de pagar estos cientos de millones, por una deuda mal reestructura, bien se podrían utilizar para solucionar  y ampliar la red de plantas potabilizadoras en el puerto, y así solucionar el problema del agua.

Dijo que si no se atiende de una vez por todo este problema y de no tomarse las medidas adecuadas, el puerto de Acapulco podría en los próximos 10 años “experimentar un déficit de agua en un 40% de sus necesidades”.

Consideró que se debe pedir apoyo al presidente de México para que se puedan cumplir con las recomendaciones que hace la agenda 20-30 para solucionar el abastecimiento de agua para todos los acapulqueños, así como el apoyo para reestructurar la deuda a través del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras), con el fin de reducir el pago de impuestos.

En su tradicional conferencia, el síndico de Acapulco recordó que el objetivo de la agenda 20-30 en materia del agua es que haya agua para todos, además de que esta agenda, proyecta “entregar las dos bahías de Acapulco (Bahía de Santa Lucía y Puerto Marqués), saneadas, lo mismo que las lagunas de Tres Palo así como la de Coyuca”.

Javier Solorio también recordó que ha venido proponiendo que la inversión mínima para atender el problema del agua en el municipio, debe ser de 400 millones al año, para con ello mejorar la distribución de la red pluvial,  y ampliar las plantas potabilizadoras.

Refirió que el “rebombeo de las plantas Papagayo a Renacimiento eleva los costos, porque es mucho el trayecto que se tiene que recorrer. La solución es hacer otras plantas potabilizadoras, una en Renacimiento y la otra en la zona poniente”.

El síndico de Acapulco, afirmó que se debe mantener una seguridad mínima de agua,  ya que “es una de las metas históricas del municipio”, y que se puede lograr llevando a cabo la agenda 2030, la cual se llevará paso a paso “y vamos ir explicando cómo se va ir logrando las metas de esta agenda”, concluyó.