Según el Ranking Doing Business 2016, que elabora cada año el Banco Mundial (BM) para catalogar a los estados y ciudades según su facilidad para hacer negocios, Aguascalientes fue la entidad mexicana que ofrece mayores facilidades para hacer negocios, mientras que Oaxaca se ubicó en la última posición.

El informe, en su décimo tercera edición, analiza la facilidad de hacer negocios en 189 países y contempla la normatividad que regula las actividades de las pequeñas y medianas empresas locales a lo largo de su ciclo de vida. En el ranking, el País avanzó cuatro posiciones en el índice que mide las facilidades para hacer negocios y se ubicó en el lugar 38, al lograr una mejoría respecto a 2015.

Para México fue la sexta edición de la serie subnacional del 'Doing Business 2016: midiendo la calidad y eficiencia regulatoria', que cada dos años difunde el organismo financiero internacional, analiza y compara las regulaciones que inciden en el ambiente para hacer negocios en México en cuanto al avance en tiempos, costos, trámites y calidad regulatoria de las 32 entidades federativas del País.

El Doing Business captura diferentes dimensiones "del clima de negocios" que se da en los 32 estados mexicanos mediante cuatro indicadores: apertura de una empresa, obtención de permisos de construcción, registro de propiedad y cumplimientos de contratos.

El director para Colombia y México del Grupo Banco Mundial, Gerardo Corrochano, destacó que los estados mexicanos continúan con un desempeño por encima de la media latinoamericana, al registrar una puntuación de 63.74 puntos en 2016, en una escala de 0 a 100.

En el lanzamiento del reporte, que se dio ante la presencia de gobernadores de diversos estados de la República, resaltó que siete entidades muestran un desempeño superior al de la media de los países de altos ingresos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

El ranking de la entidad con mejor ambiente para hacer negocios por sus regulaciones comerciales lo encabezó Aguascalientes con 81.90 puntos, seguido por el Estado en México (con 80.99) en segundo lugar, Colima (80.83) en tercero, Puebla (80.69) en cuarto, Sinaloa (79.80) en quinto, Guanajuato (79.78) en sexto y Durango (78.50 puntos) en séptimo.

En el rubro que más avanzó México fue en la facilidad para el pago de impuestos, ya que saltó 11 sitios respecto a 2015. El documento destaca que se tienen que hacer seis pagos al año mientras que el promedio en América Latina y en los países de la OCDE es de 30.1 y 11.1, respectivamente.

En el rubro de la obtención de un crédito, México avanzó siete posiciones, seguido por la obtención de electricidad, que subió cuatro lugares. En cuanto a lo negativo, el País retrocedió tres posiciones en el rubro de protección de los inversionistas minoritarios, mientras que en la apertura de una empresa bajó dos lugares.

“Abrir una empresa en México requiere en promedio 8 trámites, que toman 14.6 días y suponen un desembolso del 11.4% del ingreso per cápita”, dice el reporte.

La publicación agregó que el proceso para abrir una empresa es más fácil en Nuevo León y más difícil en Chihuahua y Quintana Roo. El número de trámites varía entre siete y nueve en función de los requisitos municipales.

Además, dice que con excepción de Monterrey, Culiacán, y Matamoros, todos los demás municipios requieren la tramitación de una licencia de funcionamiento para comenzar a operar.