Chilpancingo, Guerrero.- El defenestrado ex gobernador de Guerrero, Ángel Heladio Aguirre Rivero salió en defensa del actual mandatario estatal, Héctor Astudillo Flores de quien dijo: "no es responsable" de por acontecimientos de violencia que azotan a la entidad.

A través de su cuenta de Facebook, el perredista Ángel Aguirre consideró que sólo quien ha gobernado Guerrero "sabe lo complicado que es mantener un clima de paz y seguridad en una entidad con tantas carencias e injusticias".

Y es que, en los últimos días diversos crímenes de alto impacto han azotado la entidad, entre ellos destacan la irrupción de miles de armados en la localidad amapolera de Filo de Caballos, municipio de Leonardo Bravo, y el ataque a una brigada humanitaria en San Juan Tenería, Taxco, que dejó a un paramédico de la Cruz Roja y tres policías estatales asesinados.

En el primer hecho, la irrupción del grupo armado ha provocado el desplazamiento forzado de miles de personas, en tanto que el crimen contra voluntarios de la Cruz Roja Mexicana ha causado condena internacional debido a la gravedad por la violencia hacia ese tipo de instituciones.

"El gobernador Héctor Astudillo Flores no ocasionó ni es responsable, de lo que hoy está aconteciendo en la Sierra de Guerrero. El tráfico de enervantes que ha propiciado el desplazamiento de miles de familias es un tema de carácter federal, pues así se tipifica dicho delito"

"Lo acontecido en Taxco muestra también la misma problemática, agravado porque en esta ocasión fue atacada una institución muy querida y respetada, como lo es la Cruz Roja.

Sin embargo, también debemos reconocer que para atender estos añejos problemas se necesita la participación de los tres órdenes de gobierno", escribió el ex gobernador, señalado por el movimiento social como responsable por la desaparición de normalistas en 2014.

Aguirre Rivero fue gobernador de Guerrero del 2009 al 2014, cuando presionado por los hechos de violencia en Iguala, solicitó separarse del cargo como titular del Ejecutivo estatal.

Su administración fue caracterizada por diversos hechos de represión a sectores sociales y la repercusión de la violencia que se arrastró desde el 2007, tras la llamada "guerra contra el narco", promovida por el presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa.

Sin embargo, en su reciente mensaje en apoyo al Ejecutivo de Guerrero mencionó que la violencia en la entidad no debe combatirse con más armas, policías ni patrullas, tal y como se ha hecho en las últimas acciones de seguridad para Guerrero.

"Si no se atienden las causas sociales y económicas, la solución a la violencia en mi querido estado de Guerrero no llegará", expresó.