Chilpancingo, Guerrero.- Trabajadores agremiados a la sección 28 del Sindicato Único de Servidores Públicos (Suspeg), del Ayuntamiento de Chilpancingo pararon labores y tomaron las oficinas en exigencia al alcalde priista, Marco Antonio Leyva Mena del pago del bono del Servidor Público, entrega de despensas y el pago de cuotas sindicales.

La manifestación de los trabajadores sindicalizados, se da luego de seis de días de bloqueos de los trabajadores aglutinados en el Sindicato Independiente sección 14 del Ayuntamiento, quienes de igual manera exigían el pago del bono y prestaciones.

El líder sindical de la sección 28, Natividad Adame Martínez dijo que agotaron el diálogo para no manifestarse como lo hicieron los otros sindicalizados, sin embargo, no encontraron respuesta de Leyva Mena, y esta mañana decidieron parar labores y tomar el Ayuntamiento.

“El bono es un apoyo que tiene más de 30 años que se viene dando, y ahora resulta que no hay dinero. Ya hubo un problema con el sindicato Independiente pero la gente se desbordó, nos intentaron rebasarnos y no vamos a permitir eso, estamos al frente del movimiento”, dijo.

La exigencia principal, dijo, es el pago de bono por el Día del Servidor Público que asciende a 2 mil 254 pesos, para cada una de los 764 trabajadores que aglutina la sección 28.

Asimismo, exigen el pago al Instituto de Seguridad Social de los Servidores Públicos del Estado de Guerrero (ISSSPEG) el cual no ha hecho desde la pasada administración priista de Mario Moreno Arcos, y adeudan más de 40 millones de pesos.

“Resulta que en la administración anterior no pagaron ni un peso al Isspeg y el alcalde Leyva Mena le sigue el ejemplo, mientras que a los trabajadores les siguen descontando de su salario quincena tras quincena”.

Otro de los adeudos es el pago de cuotas sindicales, que no ha hecho desde hace cuatro meses, lo que generó que el sindicado le cortarán la línea telefónica, y están por suspender el servicio de energía eléctrica.

Adame Martínez, denunció también que les adeudan la entrega de ocho despensas a los trabajadores.

Hasta el momento los empleados no han sido atendidos por ninguna autoridad y no se moverán hasta que les paguen todos los adeudos que tiene, advirtió el líder sindical.