El grito de “Nunca más” retumbó hoy en Buenos Aires durante la histórica marcha que realizaron miles de personas para conmemorar el 40 aniversario del último golpe de Estado sufrido en Argentina.

Las Madres y las Abuelas de Plaza de Mayo encabezaron las movilizaciones en las que participaron el resto de los organismos de derechos humanos, que durante estas cuatro décadas jamás dejaron de pelear por memoria, verdad y justicia.

También acudieron sindicatos, partidos políticos, organizaciones universitarias, colectivos feministas, de periodistas y de diversidad sexual, familias o amigos que se sumaron al recuerdo de una de las fechas más dolorosas de la historia argentina.

El 24 de marzo de 1976, la Junta Militar encabezada por Jorge Rafael Videla anunció el derrocamiento de la presidenta María Isabel Martínez y dio inicio a un gobierno de facto que, siete años y medio después, dejaría un saldo de 30 mil desaparecidos y 500 bebés robados por los represores.

Como la dictadura fue apoyada por Estados Unidos, los manifestantes aprovecharon la conmemoración para repudiar la presencia en Argentina de Barack Obama, quien este jueves culminó su gira de dos días.

También hubo reclamos a las políticas represivas aplicadas por el nuevo gobierno de Mauricio Macri, así como al acuerdo que estableció con los fondos buitre (especuladores) para cubrirles en efectivo y en un solo pago una deuda por 12 mil 500 millones de dólares.

Durante la marcha, que tenía como destino la Plaza de Mayo pero que colmó los alrededores del centro de Buenos Aires, hubo colectivos de ciudadanos colombianos, uruguayos, venezolanos y mexicanos.

También destacaron las pancartas con las fotos en blanco y negro y los nombres de miles de desaparecidos y los permanentes reclamos de justicia, aunque otros celebraban las condenas contra casi 700 represores y el hallazgo de 119 nietos robados.

En la marcha participaron desde ancianos en sillas de ruedas, hasta niños pequeños que cargaban pancartas o vestían camisetas con la leyenda “Nunca más”, que simboliza la necesidad de recordar la tragedia que sufrieron los argentinos para no volver a repetirla.

Notimex