México.- El oficio de albañil es uno de los más difíciles de desarrollarse bajo las inclementes temperaturas de verano en Sonora, que en ocasiones alcanzan hasta los 48 grados a la sombra.

Para Miguel Miranda Yánez, con más de 20 años de trayectoria laboral en la construcción, trabajar bajo las extremas temperaturas de verano en esta capital es el único inconveniente que ve en su oficio, pero se ha hecho resistente.

En entrevista, mientras realiza sus labores, señaló que ahora trabaja por su cuenta, después de iniciarse como ayudante o “chalán” de albañil y ha puesto en práctica los conocimientos que adquirió en sus inicios.

Asimismo, explicó, él mismo ha encontrado diversas técnicas para desarrollar su labor y complacer el gusto de sus clientes, que en su mayoría son particulares, pues ahora ha optado por laborar únicamente en rehabilitación y remodelación residencial.

Destacó que con su trabajo ha sacado adelante a su familia, conformada por su esposa y tres hijos de 11, 18 y 20 años, a quienes les ha dado vivienda, alimentación y estudios; los más grandes se preparan para ser abogado e ingeniero industrial.

“Me da mucha alegría y felicidad ver cómo se han desarrollado mis hijos y han llegado hasta la universidad, yo sólo estudié hasta segundo de secundaria porque no me gustó la escuela y mis hijos ahora deben prepararse para que no sean como yo”, expresó.

Para aguantar los rayos de sol y el calor que se siente desde estas fechas en Hermosillo y aguantar la jornada de ocho o más horas, Miranda Yánez bebe mucha agua y evita los jugos, refrescos y bebidas energizantes.

Respecto a la seguridad social, refirió que se encarga de pagar por su cuenta el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y también lo hace para sus ayudantes, que varían entre dos y cuatro personas según la carga de trabajo.

“Lo que he ganado como albañil ha sido decoroso para sacar adelante a mi familia, pues no es mucho, pero lo he sabido cuidar con el apoyo de mi esposa, porque además yo no tengo vicios”, expuso.

La Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) en Sonora refirió que en la entidad este sector generó hasta febrero 25 mil 291 fuentes de empleo, de acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Empresas Constructoras del INEGI.

El Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEGI) señala que, para febrero del presente año, en Sonora el sector de la construcción generó una derrama económica de 97 millones 425 mil pesos por concepto de salarios y 45.8 millones en sueldos.

El salario (por horas) medio real de los albañiles en Sonora es de cinco mil 180 pesos al mes y el sueldo (fijo) promedio es de nueve mil 812 pesos.

El sector de la construcción trabajó en febrero un total de cuatro millones 967 mil horas en 21 días trabajados y el valor de la producción generado por las empresas de la construcción fue de 909 millones 846 mil pesos, anotó el INEGI.