México.-Alberto Fernández jura ante la Asamblea Legislativa como presidente de Argentina hasta 2023.

Fernández asumió el martes la presidencia de Argentina determinando así el regreso del peronismo al poder y con el desafío de revertir la recesión y una pobreza que afecta al 35% de la población y la amenaza de una nueva cesación de pagos.

Fernández, un abogado de 60 años, deberá lidiar a su vez con la incertidumbre que genera la convivencia con su vicepresidenta, la popular y polémica exmandataria Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), quien afronta en la actualidad un juicio por presunta corrupción y está procesada en varias causas judiciales.

El peronista juró el cargo en el Congreso durante una ceremonia que comenzó alrededor del mediodía, tras lo cual recibió los atributos del presidente saliente, el conservador Mauricio Macri, quien pese a no conseguir la reelección será el primer mandatario no peronista que completa su mandato en los últimos 74 años desde el nacimiento del peronismo.

Fernández de Kirchner tomó juramento al nuevo presidente luego de asumir como titular del Senado, cargo que le corresponde por ser vicepresidenta del país. La dirigente de centroizquierda, de 66 años, alteró el tablero político en mayo cuando declinó postularse a la presidencia en las elecciones de octubre y promovió la candidatura de Fernández, su exjefe de gabinete de ministros.

Horas antes de asumir el próximo mandatario cambió su perfil en su cuenta de Twitter y se describió como "Presidente de la Nación Argentina".

En un mensaje en la red social agradeció a la gente por "el apoyo y los mensajes de cariño" y dijo que tendrá el desafío de "poner a la querida Argentina nuevamente de pie".

A las afueras del Congreso multitud de personas aguardan concentradas en apoyo a los Fernández.