Chilpancingo, Guerrero.- Con la ausencia del alcalde Antonio Gaspar Beltrán, esta tarde le rindieron un homenaje póstumo al elemento del Heroico Cuerpo de Bomberos de Chilpancingo, Miguel Ángel Nava Escobar, fallecido ayer tras caer de una altura aproximada de siete metros del árbol que podaba en la colonia Haciendita, al sur de esta ciudad.

Con las torretas encendidas de sus vehículos operativos, guardias de honor de parte de sus compañeros, ofrendas florales, toque de guerra y con la interpretación de la famosa melodía "Las Golondrinas", fue como despidieron de cuerpo presente al también futbolista en las instalaciones en las que laboraba, pese a la lluvia que cayó en ese momento sobre la capital.

En el acto fúnebre también resaltaron los llantos de familiares, amigos, conocidos y de la hija de aproximadamente ocho años de edad y de la joven esposa de Miguel Ángel, quien reclamó: "ojalá te hubieran reconocido en vida por tu labor, amor, y no en muerte".

Durante el homenaje, el bombero Francisco Varón, leyó un mensaje en el que destacó las virtudes de su compañero, quien llevaba al menos siete años laborando sin que el gobierno municipal le otorgara el seguro de vida.

"Fuiste un amigo, fuiste parte de una familia. Pasamos tantas cosas buenas y malas; fuiste un gran apoyo para los compañeros y pilar fundamental para tu familia. Hoy la muerte se ha llevado tu cuerpo, pero no tu alma. Vivirás eternamente en nuestros corazones hasta nuestro reencuentro. Te vamos a extrañar 'Miguelito". ¡Descansa en paz!", externó.

Enseguida, este mismo trabajador dio el último pase de lista en el que resonó el nombre de Miguel Ángel de 28 años de edad.

Luego del homenaje póstumo, el féretro color café con el cuerpo del joven bombero fue subido a una unidad de la dependencia, llevado para ser sepultado en el panteón central, ubicado en la calle Morelos, esquina con Calzada del Ejército Mexicano, en esta ciudad.