Habitantes de las comunidades de Colotipla y Los Amates, marcharon por las principales calles de este municipio hasta la casa del alcalde priísta, Antonio Navarrete, para exigirle que les rinda cuentas sobre el avance en la construcción de una unidad deportiva, que aseguran, ha sido abandonada, así como un comedor comunitario inoperante.

Después, el síndico priísta, Aurelio Moras Morales, acompañado de los regidores y regidoras: Ignacio Morales (MC), Sinforoso Astudillo (PRD), Violeta Corona (PRI), así como Irene Solano Hidalgo (MC), presentó una denuncia ante la agencia del Ministerio Público para que se investiguen el destino de los recursos para la construcción de la unidad deportiva de Colotipla.

[caption id="attachment_21425" align="alignleft" width="300"]Foto. Fernando Hernández. Foto. Fernando Hernández.[/caption]

Los habitantes de las comunidades se congregaron en la plazoleta del palacio municipal, y con un aparato de sonido instalado en una camioneta llamaron “a los habitantes” de la cabecera a unirse y exigir que el alcalde aclare la situación en que se encuentran las obras públicas del municipio. Además, los conminaron a “cerrar” filas para que regrese a las arcas de la administración municipal el dinero de las obras que a pesar de estar reportadas como concluidas no han sido terminadas.

Los vecinos de Colotlipa emprendieron sus marcha desde el centro, después tomaron la calle Vicente Guerrero y avanzaron por la angosta Nicolás Bravo hasta llegar el Rancho del Tigre, propiedad del alcalde y dónde este se encontraba.

El ex comisario de Colotipla, Nicolás Nava, así como más habitantes del pueblo encararon al alcalde y le reclamaron que la unidad deportiva no había sido concluida y ellos tenían información de que en los estados financieros se daba por terminada.

Entonces le cuestionó que antes de que termine su administración esa obra, así como una similar en la comunidad de Los Amates, tenían que concluirse, aunque “las pague usted de su bolsa”.

Mientras un grupo de manifestantes se desplazaron a unos 100 metros del rancho, a la casa Navarrete y en la fachada principal pintarrajearon consignas como: “Antonio Ratero” y “Navarrete Rata”, entre otras de la misma índole.

A decir de los habitantes de Colotipla, para la construcción de su unidad deportiva el ayuntamiento destinó por lo menos 4 millones de pesos, la edificación comenzó en enero de este año, pero de pronto fue abandonada y estructuras como el techado se están cayendo debido a que no ha habido continuidad en los trabajos.

Por su parte, Antonio Navarrete dejó negó que las instalaciones deportivas estén comprobadas o que su administración las haya dado por concluidas.

[caption id="attachment_21427" align="alignright" width="300"]Foto. Fernando Hernández. Denuncia ante el MInisterio Público. Foto. Fernando Hernández.[/caption]

Sin embargo, mencionó que para su construcción fueron desviados recursos del Ramo 33 a fin de iniciar los trabajos en la comunidad de Colotipla. Y agregó que a pesar de las limitaciones de las leyes federales en materia de ejecución de los programas de infraestructura en lo que va de su administración fueron remodeladas dos templos católicos.

Los manifestantes se retiraron del rancho después de que el alcalde se comprometió a acudir a la comunidad este miércoles, a las 5 de la tarde, para tener una asamblea más con los habitantes de Colotlipa.

A pesar de lo dicho por Antonio Navarrete, los inconformes junto con el síndico procurador y los regidores, marcharon de nueva cuenta, pero está vez hacia las oficinas del Ministerio Público en dónde el síndico levantó una denuncia por el retraso en la construcción de la cancha del pueblo.