México.- En una carta entregada en Palacio Nacional al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, alcaldes exigieron un presupuesto justo para el 2020, pues acusan que la grave situación que enfrentan la infraestructura y los servicios públicos municipales son producto de las reducciones presupuestales y los endeudamientos con organismos federales.

“El proyecto de presupuesto de egresos de la federación 2020, enviado para su aprobación a la H. Cámara de Diputados, contempla un aumento real del 0.8 % respecto al ejercicio 2019, sin embargo, en el caso específico de los municipios las noticias son muy malas, pues no hay compensación por las reducciones de 2019 y, además, se aplica una nueva disminución en términos reales.

“La suma de los Ramos 28 y 33, que contienen las participaciones y aportaciones para Entidades y Municipios, evaluada con la inflación estimada por el propio gobierno federal para 2020, resulta en una cantidad que el próximo año tendrá un poder de compra menor. La pregunta central es: ¿por qué la iniciativa del Ejecutivo Federal da un trato inequitativo a los municipios? ¿Por qué razones no se aplicó un incremento al presupuesto de los municipios de la misma magnitud que el conjunto del presupuesto federal?”, cuestionan los ediles.

De esos recursos, continúa el documento, depende el bienestar inmediato de toda la población, pues se dirigen a servicios esenciales como agua potable, drenaje, alumbrado, seguridad pública, pavimentación, recolección de basura, mantenimiento de infraestructura y mantenimiento de escuelas o centros de salud.

“El presupuesto 2020 debe resarcir equitativamente a los municipios, no solo por la más elemental justicia, sino porque la crisis de obra pública puede ser irreparable en los próximos años.

“Los gobiernos municipales estamos siendo corresponsables con el gobierno federal: hemos multiplicado los esfuerzos por fortalecer nuestras haciendas municipales, por reorientar gasto administrativo hacia inversión en infraestructura; en luchar contra la corrupción y por lograr gobiernos más eficientes y austeros en el manejo de los dineros públicos”, señalan los presidentes municipales.

La propuesta de los ediles es que en lugar del Ramo 23 se establezca un fondo para infraestructura municipal, cuyos recursos sean ministrados de manera directa por la Federación a los municipios y su fiscalización esté a cargo directamente del Ejecutivo federal para garantizar su transparencia.

Señalan también que las deudas de los ayuntamientos con dependencias como la Comisión Federal de Electricidad o la Comisión Nacional del Agua, además de los laudos judiciales, son pasivos heredados que son impagables y ahogan las finanzas municipales.

“Hemos insistido reiteradamente en establecer mecanismos de concertación con las dependencias responsables para revisar las indebidas tarifas que cobran, con objeto de alcanzar soluciones definitivas, desafortunadamente no hemos encontrado respuesta. Por lo que una vez más solicitamos se abran mesas de negociación antes de que se apruebe el presupuesto 2020”.

Aseguran que de cada peso que contribuyen fiscalmente los mexicanos, solo 4 centavos regresan a los municipios para atender la calidad de su vida diaria.