Ciudad de México.- Alcaldes de Yucatán expresaron su rechazo ante las reglas de operación del Fondo de Desastres Naturales (Fonden), ya que afirmaron no se adecúan a lo que Yucatán necesita para atender las importantes afectaciones que dejaron las tormentas tropicales “Amanda” y “Cristóbal”.

Los presidentes municipales yucatecos han mostrado su inconformidad ante los criterios para acceder a los apoyos de este Fondo federal pues, señalaron, no se adecúan ni a la realidad ni a las necesidades que tienen sus municipios para recuperarse de los daños que generaron estos fenómenos meteorológicos.

Por ejemplo, el alcalde yucateco del municipio costero de Dzidzantún, Ismael Aguilar Puc, externó su descontentó con los resultados de la evaluación por parte del personal enviado por el Gobierno Federal, toda vez que se tuvo que negar a firmar un acta en la que se consignaba que ninguna vivienda tuvo daños estructurales por las inundaciones ocasionadas, por lo que no accederán a este los apoyos del Fondo en esta demarcación.

El presidente municipal de extracción priista desaprobó la falta de sensibilidad demostrada ante la situación que viven los yucatecos por parte del personal de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) encargado de hacer los dictámenes para acceder al respaldo federal.

En entrevista, detalló que el argumento dado por la gente de esta dependencia federal fue que “las casas supervisadas no resintieron daños estructurales, el agua acumulada se secará y las familias podrán habitar esos espacios de nuevo”, minimizando los daños ocasionados al patrimonio de los yucatecos solo porque la situación es distinta a los desastres naturales que se presentan en otros puntos del país.

Inconforme, Aguilar Puc relató que, al visitar las viviendas damnificadas para la verificación, quien acudió en representación de esta dependencia federal dijo que “no tenía caso seguir si esas eran de las viviendas que están en peores condiciones pues no hay argumentos para repararlas”, lo que también sucedió en la revisión de vialidades y tramos carreteros.

Destacó que, la mayoría de las viviendas afectadas no están hechas a base de concreto, sino con otros materiales como paja y cartón o son de mampostería, por lo que los daños se presentan de otras maneras, sin embargo, esto no quiere decir que las pérdidas sean mínimas.

Ante esta falta de sensibilidad por parte del Gobierno Federal, el alcalde yucateco recalcó que los argumentos dados por el representante de la Sedatu son inaceptables porque el 70% de la población de ese municipio sufrió las inundaciones y sus casas resintieron daños de diferente magnitud.
A su vez, el alcalde de Tekax, emanado del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Diego Ávila Romero, indicó que las reglas de operación del Fonden son absurdas y no concuerdan con el escenario que enfrenta Yucatán y sus demarcaciones en estos momentos.

Para dar una idea, el Fonden solo apoya vialidades altamente transitadas y con elevado flujo de vehículos. En nuestro municipio hay flujo, pero no se puede comparar el que generan motocicletas y tricitaxis con el de otros vehículos, y eso que estamos hablando de la cabecera, ya que las demás comunidades no entran si no están en un Plan de Desarrollo Urbano y, en Yucatán, muy pocos municipios tienen un plan de ese tipo, añadió.

Asimismo, Ávila Romero afirmó que ahora las normas por la que éste se rige se encuentran muy lejos de la realidad que se vive en Yucatán, que los funcionarios encargados de las verificaciones no cuentan con el perfil necesario para esta labor y no están tomando en cuenta las condiciones de los poblados, lo que representan un “golpe” para mucha gente que tiene esperanza de recibir el apoyo de la Federación.

Muestra de ello, continuó, personal de la Sedatu recorrió las zonas afectadas y determinó que solo una mínima parte puede recibir apoyos para vivienda, mientras que para los tramos carreteros dañados indicaron que la ayuda será mucho menor a la necesitada.

Uno de los criterios del programa es que debe haber daños estructurales, pero hay que tomar en cuenta que las características de las casas yucatecas no son iguales a las del centro del país, que sí aplican en esos recursos”, finalizó.

Con información de Excelsior