Acapulco.- La presidenta municipal Adela Román Ocampo, se reunió con el titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) Román Meyer Falcón, y la directora de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Blanca Elena Jiménez Cisneros, para buscar solución a los problemas acumulados en Acapulco.

De acuerdo con un boletín de prensa, la alcaldesa presentó junto con al encargado de despacho de la CAPAMA, José Ramón Aysa Neme, los problemas de falta de agua y contaminación de la bahía, en busca de solución y acciones para evitar su contaminación y el mejorar el abastecimiento de agua potable.

De acuerdo al comunicado, la alcaldesa dijo confiar en la solución de los problemas en la infraestructura hidrosanitaria que nunca se atendieron en el pasado.

En la reunión también participó el gobernador Héctor Astudillo Flores y el director de Capaseg, Arturo Palma Carro.

La alcaldesa refirió que no han escatimado esfuerzos para tocar puertas en Palacio Nacional, Hacienda, Sedatu y Conagua, donde ha encontrado la solidaridad en beneficio de los habitantes de Acapulco, así como buscar el respaldo de inversionistas extranjeros para solucionar de raíz la falta de agua y los problemas de contaminación por el desgaste y envejecimiento de la infraestructura.

Dijo que con el apoyo de la federación espera el rescate financiero de Capama, y que sean atendidas las fuentes de captación, potabilización y ampliación de la red de distribución para una mejor capacidad técnica y operativa, además de construirse los colectores marginales necesarios para evitar escurrimientos residuales a la bahía.

Según el comunicado oficial, la alcaldesa dijo que la infraestructura de Capama ya no requiere pequeños arreglos, se necesita cirugía mayor y atención integral para comenzar a dar frutos, resultados que no serán inmediatos.

Indica que el diagnóstico presentado por el encargado de CAPAMA se enumeraron los problemas históricos por la falta de colectores marginales, situación que provoca escurrimientos que contaminan la bahía de Acapulco, un problema que no se ha atendido y ahora es necesario construir esa infraestructura para operar correctamente las plantas tratadoras, así como la rehabilitación técnica de las mismas.